¿Woody Allen abusador sexual?

Lunes 3 de febrero de 2014  

Por medio de su representante, calificó de "falsas y vergonzosas" las denuncias de Dylan Farrow; hay fuertes cruces en las redes entre los que critican al cineasta y los que lo defienden. La hija adoptiva de Woody Allen, relató en una carta abierta los supuestos abusos sexuales a los que la sometió el cineasta cuando tenía 7 años, hechos que volvieron a saltar a las portadas con motivo del reciente tributo al actor y director en la gala de los Globos de Oro.

El director y actor de cine Woody Allen rechazó ayer las acusaciones de abuso sexual de una de sus hijas adoptadas, y las calificó de falsas y vergonzosas.

“Leyó el artículo [escrito por su hija adoptiva ] y lo encontró falso y vergonzoso”, aseguró Leslee Dart, encargado de relaciones públicas del director estadounidense, a la agencia AFP. Lo hizo luego de que Dylan Farrow publicara una carta abierta en un blog del diario The New York Times en la que acusó a su padre adoptivo de haber abusado de ella sexualmente cuando era niña.

El representante de Allen dijo que “él responderá muy pronto”, y agregó: “Cuando el hecho [al que se refiere la carta] sucedió, se condujo una profunda investigación por expertos independientes nombrados por la justicia. Ellos concluyeron que no había evidencia confiable de abuso; que Dylan Farrow era incapaz de distinguir entre la fantasía y la realidad, y que la niña había sido presionada por su madre, Mia Farrow. Nunca se presentaron cargos”.

Allen, de 78 años, dejó a Mia Farrow tras iniciar una relación con la hija adoptiva de su mujer de un matrimonio anterior, y siempre negó haber abusado de Dylan. En 1994, un juzgado de Nueva York determinó que las acusaciones de abuso no eran concluyentes, pero al mismo tiempo arremetió contra el director, al calificarlo de “poco fiable e insensible”.

El fiscal de Connecticut que hace más de 20 años investigó a Woody Allen por presunta pederastia, pero que no presentó cargos, opinó ayer que es demasiado tarde para que el director de cine sea procesado, luego de que Dylan Farrow retomara sus acusaciones de que Allen abusó sexualmente de ella cuando tenía 7 años.

El ex fiscal estatal para el condado de Litchfield Frank Maco dijo en una entrevista telefónica con The Associated Press que las acusaciones de la hija adoptiva de Allen y la actriz Mia Farrow expiraron hace por lo menos 15 años. Maco concluyó en 1993 que carecía de pruebas para procesar a Allen. El fiscal se jubiló en 2003.

Un vocero del Departamento de Justicia Penal de Connecticut dijo que la fiscalía no volverá a examinar el caso a menos que se lo pidan.

Dylan Farrow renovó sus acusaciones contra Allen en una carta abierta al diario The New York Times publicada el sábado, en la que decía que él la atacó sexualmente cuando tenía 7 años. En la carta, Dylan Farrow ofreció sus primeras declaraciones en público sobre el incidente ocurrido en 1992. La joven dijo a Nicholas Kristof, columnista de la sección de opinión del diario, que el hecho de que Hollywood siga acogiendo a Allen la llevó a retomar el caso.

Farrow dijo que decidió hablar al respecto luego de que Allen fuera galardonado recientemente con un premio por su trayectoria en la entrega de los Globos de Oro.

The New York Times informó que Allen se negó a hacer declaraciones al respecto. Además, los representantes del director y de su ex pareja Mia Farrow no respondieron a las peticiones de comentarios hechas el sábado por The Associated Press.

En la carta, Dylan Farrow sostiene que en 1992, en la casa de la familia en Connecticut, Allen la llevó a un “ático oscuro parecido a un armario” y “luego abusó sexualmente” de ella. Farrow no detalló las acciones de Allen, pero describió otras conductas de abuso. “Desde que tengo memoria, mi padre ha estado haciéndome cosas que no me gustaban”, dijo.

La carta, sumada a tuits de la actriz Mia Farrow y de otro de sus hijos, Ronan Farrow, desató una tormenta en las redes sociales después de que Diane Keaton recibiera en nombre de Allen un premio a la trayectoria en la reciente entrega de los Globos de Oro.

Cate Blanchett, protagonista de una de las últimas películas de Allen, Blue Jasmine , dijo: “Obviamente ha sido una situación larga y penosa para la familia y espero que encuentren algo de paz”.

El columnista de The Wall Street Journal Tom Gara se refirió a la carta como “el fin de Woody Allen”. Pero otros, como el afamado cineasta Bob Weide, que acaba de filmar un documental sobre la vida de Woody Allen, salieron a defenderlo.

En un extenso artículo para www.thedailybeast.com , Weide afirma haber investigado a fondo la causa que se abrió contra Allen hace veinte años, en la que no se encontraron pruebas para acusarlo. Entre otros datos difíciles de explicar, menciona que el hecho habría ocurrido el 4 de agosto de 1992, casi cuatro meses después de que se revelara su relación con Soon-Yi.

“Si el testimonio de Mia fuera verdad -escribe Weide-, querría decir que en medio de un juicio por la tenencia de los chicos, durante el cual Woody tenía que observar el mejor comportamiento, en una casa que le pertenecía a su furiosa ex novia, llena de gente enojadísima con él, Woody, un conocido claustrofóbico, decidió (…) abusar de su hija.”

Según Weide, el testimonio y el comportamiento de Mia Farrow exhiben numerosas inconsistencias.

Legalmente, Woody Allen sigue siendo el padre adoptivo de Dylan (que ahora se hace llamar Malone, el año pasado fue diagnosticada con estrés postraumático y es una joven artista y escritora) y Moses, que a los 36 años es un cumplido fotógrafo. Según Weide, este último dijo estar reconstruyendo los vínculos con el director norteamericano..

.

La misiva de Farrow, publicada en la edición digital del diario “The New York Times”, detalla el supuesto acoso al que la sometió el director de “Manhattan” a principios de los años 90.

En especial, se detiene en un episodio ocurrido cuando tenía sólo 7 años.

Según asegura en la carta, Allen la llevó entonces a un altillo de su vivienda y abusó sexualmente de ella, lo que llevó a la entonces niña a denunciar la situación ante su madre, Mia Farrow, que rompió su relación con el cineasta.

El caso salió a la luz en 1993, pero el cineasta siempre negó las acusaciones y los cargos se retiraron, por lo que nunca fue juzgado.

Tras guardar silencio durante años, Dylan Farrow narra ahora en primera persona los hechos, después de que su hermano, Ronan, criticase el tributo rendido al cineasta en los Globos de Oro por los presuntos abusos del director sobre su hija.

Según señala en la carta Farrow, que ahora tiene 28 años, el acoso de Allen la siguió mientras crecía y le llevó a sufrir desórdenes alimentarios y problemas para relacionarse con hombres.

“Cada vez que veía el rostro de mi abusador -en un cartel, en una camiseta, en televisión-, sólo podía esconder mi pánico hasta encontrar un lugar en el que estar sola y derrumbarme”, asegura.

Además, la joven critica la actitud de la mayor parte de las estrellas de Hollywood por pasar por alto los supuestos abusos de Allen.

“¿Qué pasaría si hubiera sido tu hija, Cate Blanchett? ¿Louis CK? ¿Alec Baldwin? ¿Y si hubieses sido tú, Emma Stone? ¿O tú, Scarlett Johansson?”, pregunta Farrow a algunos artistas que han trabajado con Allen.

Según la joven, “Woody Allen es un testimonio vivo del modo en el que nuestra sociedad falla a los supervivientes de asaltos sexuales y abusos”.

La mujer, adoptada por Allen y su ex pareja, la actriz Mia Farrow, entregó al columnista Nicholas Kristof la carta que se publica en la edición de hoy del diario “The New York Times”.

No hay una reacción por el momento del cineasta, pero sí de la protagonista de su última película Cate Blanchett (“Blue Jasmine”) a la que Dylan Farrow pregunta directamente en la carta qué haría ella si la víctima de los abusos fuese su hijo. La actriz australiana, candidata al Oscar este año por su trabajo con Allen, dijo, durante el Festival de Cine de Santa Barbara, en California:

“Se trata al parecer de un asunto largo y doloroso para la familia y espero que lleguen a esclarecerlo y a lograr la paz”, dijo Blanchett, según la revista “The Hollywood Reporter”.

En su carta, Farrow describe un caso de abuso en un cuarto “oscuro” de la casa familiar. “Me dijo que me echara sobre el estómago y que jugara con el tren eléctrico de mi hermano. Entonces abusó sexualmente de mí”, recuerda. “Me hablaba mientras lo hacía, susurrando que era una buena chica, que era nuestro secreto, y prometiendo que iríamos a París y que sería una estrella de sus películas”.

“Hasta donde recuerdo, mi padre hizo cosas que no me gustaban”, afirma, y agrega que no quiere callar más.

Mia Farrow y Allen se separaron en 1992 después de 12 años juntos. En un proceso por la custodia, la actriz levantó la sospecha de que Allen había abusado de la niña. El director perdió la custodia, pero las investigaciones se detuvieron. Allen, que siempre negó las acusaciones, comenzaba en ese entonces una relación con la hija adoptiva de Farrow Soon-Yi, entonces de 19 años, con la que se casó en 1997 y tiene dos hijos.

Farrow acusa a su padre adoptivo de haber “utilizado la relación sexual” con su hermana para encubrir el abuso al que la sometió a ella. Cuando le contó por primera vez a su madre lo ocurrido, no pensaba que Allen acusaría a su ex mujer de haberle metido esa idea en la cabeza a Farrow y que la llamaría mentirosa por defenderla, explica.

“No sabía que me harían contar una y otra vez mi historia, a un médico detrás de otro, para ver si admitía que estaba mintiendo como parte de una batalla legal que no podía entender”, agrega.

Allen está nominado este año al Oscar por su guión de “Blue Jasmine”. A mediados de enero le fue entregado un Globo de Oro a la trayectoria.

Farrow acusa a la mayor parte de Hollywood de haber “cerrado los ojos”. “Para la mayoría fue más fácil aceptar la ambigüedad, decir ‘quién puede saber qué pasó’, aparentar que nada estaba mal”, lamenta.

“Me conociste cuando era una niña, Diane Keaton, ¿me has olvidado?”, increpa a la actriz que mantuvo un romance con su padre adoptivo.

Farrow relata cómo sufrió durante muchos años las consecuencias de los abusos y afirma que ahora quiere animar a otras víctimas a contar la verdad.

El columnista Nicholas Kristof asegura haber pedido a Woody Allen una reacción respecto a la carta pero explica que el director se negó a comentarla.