Voces coscoínas críticas

Sábado 31 de enero de 2015  

Mario "Musha" Carabajal, integrante del conjunto santiagueño Los Carabajal, es una de las voces que se escucharon en el marco del Festival Nacional de Cosquín. El folclorista aprovechó la conferencia de prensa posterior a la actuación del grupo en el Festival de Cosquín para pedir que “los jóvenes valores que surgieron del folclore y ahora van por otro lado, se sinceren”.

“Sería bueno que se decidan y digan abiertamente, soy un cantante de baladas, de pop, de rock, para que entonces no tomen un lugar importante dentro de los espacios folclóricos”, apuntó el músico. A modo de cierre de esa reflexión crítica, “Musha” expresó que “debemos apoyar al folclor y a sus jóvenes valores, pero es un buen momento para que éstos se sinceren”.

Por su parte Leandro Lovato también se expresó cuando tuvo la oportunidad. "Se puede pelear mucho por una idea u otra, pero todos los folcloristas queremos estar en Cosquín porque es el lugar de encuentro", opinó el violinisto y cantautor en su paso por el escenario mayor del festival.

El músico, nacido en Rosario pero santiagueño por adopción a partir de su admiración por Sixto Palavecino, sostuvo "creo que nadie se puede imaginar un año sin Cosquín. Con todo el respeto hacia los otros festivales, Cosquín se vive en los distintos lugares y se respira folclore desde la noche a la mañana".

JPEG - 69.5 KB
Antonio Tarragó Ros

A su tiempo Antonio Tarragó Ros y Rubén Patagonia, quienes desde Corrientes y el sur argentino coincidieron en la cuarta luna de Cosquín, dejaron sus sensaciones tras pasar por el escenario Atahualpa Yupanqui.

El arcordeonista y cantautor Tarragó Ros comentó que “al folclore debemos ayudarlo todos para no perder las raíces. Mucha instrumentación y poco que mostrar a nivel musical desdibuja el género, por ese motivo con dos grandes maestros como Lafata (contrabajo) y González (guitarra) hicimos chamamé crudo y real”.

“Esto que digo me cuesta muchas discusiones con mis hijas, especialmente con Laura, que está casada con (el baterista y ex Divididos) Federico Gil Solá, que siempre me recuerda ’papá, vos le pusiste batería al chamamé’, pero ahora es tiempo de volver a los grandes maestros y hacerlo con demasiados instrumentos lleva a perder la raíz”.

Patagonia, por su parte, mostró su satisfacción por el recibimiento de la gente y sostuvo que "en Cosquín he tocado por lo general muy tarde y llevaba dos años sin venir, así que me voy muy contento con la fuerza que nos dio el público. Poder ocupar estos espacios, hace que el canto patagónico permanezca vivo”, reflexionó el músico y cantante.