Vertientes qom, guaraní y criolla

Jueves 23 de julio de 2015  

El dúo Tonolec que fusiona música electrónica con folclore tradicional y lenguas originarias, está integrado por la cantante y periodista formoseña, Charo Bogarín y por el músico chaqueño, Diego Pérez. Ambos vienen imponiendo su estilo desde el año 2005 con su música con mirada hacia las raíces originarias más profundas.

La música de Tonolec en Salta

En Salta Tonolec estrenará su ambicioso disco grabado en un álbum doble “Cantos de la tierra sin mal”, sobre el cual Pérez y Bogarín dijeron que es “un trabajo casi antropológico en cinco comunidades mbya guaraní para mostrar la riqueza cultural y musical que hay allí”. La presentación del disco se hará en dos funciones, el viernes 24 y el sábado 25 de julio en El Teatrino (Aniceto Latorre y Alvear).

Los intérpretes dijeron a la prensa que sus motivaciones para abordar este disco vienen desde 2001. Los movió la necesidad de construir puentes con las culturas de los pueblos originarios. El resultado fue un disco con un bagaje hondo y estético. Con interpretaciones en lengua qom, mbya guaraní y castellano que combina cantos ancestrales con composiciones propias y las participaciones de Teresa Parodi y Peteco Carabajal.

Sobre esa “tierra sin mal” a la que alude la placa, Diego señaló: “es un concepto guaraní que nosotros sentimos muy amplio. Una especie de paraíso donde todo convive en armonía. Por eso la vertiente qom, guaraní y criolla conforman la esencia argentina y latioamericana en un cosmos donde todos convivimos en armonía integrándonos, potenciándonos, cada uno con su propia identidad sin tener que disfrazar nada”.

Bogarín agregó que “el trabajo nuestro era tomado como algo exótico porque hace 14 años las culturas originarias no estaban tan visibles como ahora y había una mirada colonizadora. Pero hoy los tiempos cambiaron desde las políticas de nuestros gobiernos nacionales y provinciales porque se hicieron eco de un sentir del tejido social argentino que pasa a nivel latinoamericano y mundial que es una necesidad de ser inclusivos”.

Luego Pérez, el compositor y multi-instrumentista añadió que “a partir de ese diálogo, pudimos integrarnos y enriquecernos culturalmente. Nosotros íbamos a escuchar su música pero ellos también querían escucharnos”. Asimismo, Bogarín ejemplificó al respecto que “no fuimos como turistas a sacarles fotos porque con Tonolec tenemos el arte y la música, un lenguaje poderoso que abre las cabezas y los corazones y que es más valioso, profundo y duradero que ir con dádivas pasajeras”.