Un disco a bordo del contrabajo

José Acho

Viernes 8 de mayo de 2015  

Tiempos de ansiedad y nuevas experiencias vive el contrabajista, cantante y compositor Marcos Cifuentes, con ciertos lazos y raíces con Salta, tras su estadía de nueve años como músico de la Orquesta Sinfónica de Provincia (OSS). Tras de dos décadas de combinar su actuación como contrabajista en algunas de las mejores orquestas sinfónicas del país, actualmente navega a bordo de su contrabajo por las difíciles aguas de la música independiente con varios proyectos de fusión jazz con música popular.

Marcos Cifuentes navega con
sus "Canciones de contrabando"

Por estos días su vida personal y artística lo tendrá como padre por partida doble. Su primer hijo está pronto a nacer y hace pocos meses que está en los primeros pasos de su primer disco que dio a luz titulado “Canciones de contrabando”.

Cifuentes se reparte entre esas dos experiencias. En ambos casos le asalta la necesidad natural pero imperiosa de verlos y ayudarlos a crecer. En el caso de su disco, está en sus primeros pasos. Disfruta y sufre a la vez por verlo surgir y caminar solo. Con lo difícil que está todo quiere que lo escuchen en gira por el país o tan solo, sacarlo a pasear por donde pueda.

Salta, donde tocó y vivió nueve años, es obviamente una de sus metas. Luego de tener una presentación auspiciosa de su disco el 12 de agosto del año pasado en el “Café Vinilo” de Buenos Aires, le surgieron varios proyectos. Traer su disco a nuestra ciudad y presentarlo en vivo en Salta no es una tarea fácil. Sobre todo después que se enteró de aquella mala experiencia del gran guitarrista salteño Pablo Márquez.

Un primer paso concretado fue ponerlo a la venta de forma independiente en las bateas del local de discos Utopía Salta (Caseros 189). Lo más difícil ahora es sensibilizar sus contactos culturales oficiales en nuestra ciudad para apoyar la presentación en vivo y sentir que su experiencia académica musical en la OSS de casi diez años de vivencias folclóricas en Salta no fue en vano.

JPEG - 63.1 KB
Tapa del disco (Clic para agrandar)

Carga con el hecho de haber creado en su primer CD un excelente puñado de canciones con trasfondo de folclor de vertientes y coloraturas que provienen de las libertades que da el jazz y fusionadas con la música popular. Estas libertades compositivas, su creatividad y proyección, a la larga tienen sus complicaciones, sobre todo a la hora de presentarlo en vivo.

El álbum contiene temas con notable sonoridad expresiva. Son canciones con equilibrio certero en su desarrollo instrumental (contrabajo, charangos, bandoneones con referentes abrevados en el jazz, al folclor, al rock y de la composición académica universal) y necesariamente precisan la mano expresiva de buenos músicos en escena.

“Canciones de contrabando” tiene a Marcos Cifuentes en contrabajo, guitarra y voz; Emilio Armentano en voces; Gonzalo La Ferrera en charangos; Ezequiel Menalled en guitarra eléctrica; Juan Pablo Basso en bajo fretless y Agustín Lumerman en percusión.

Cifuentes entrevistado al respecto por Calchaquimix contó detalles del trabajo musical y su proyecto, sus planes con el disco y de su experiencia en Salta.

- ¿Cómo es que se concretó la grabación?

La grabación llegó después de un año y pico de empezar a tocar los temas en vivo. Previo a eso había participado de un taller de canciones dictado por Edgardo Cardozo. Se convirtió en una necesidad registrar lo que estaba saliendo además del "tenes que grabar un disco" de varias personas de mi entorno. Después fue decidir dónde, cómo y con quién.

Fue fundamental el rol de Ezequiel Menalled a quién elegí para que ayude con producción musical, con él había compartido en el `98 un trío con el que hacíamos básicamente arreglos y composiciones suyas, un plan "gismonteano".

Cuando me fui a vivir Salta en el año 2000, nos presentamos en el “Café 1140” con Gabriela Del Cid en viola y voz y Pascal Clabrese en percusión. Sí, el mimo, o el mismo con el que bromeábamos cuando con conocimos. Ezequiel se dedica a la dirección y composición de música contemporánea, y aunque reside en Holanda, desde hace tiempo pudimos armar el disco en una de sus venidas.

Fue clave trabajar con él por lo mucho que me conocía; porque los dos compartimos las dos vertientes, la orquestal académica y la popular, pero sobre todo por su capacidad de trabajo y practicidad.

- ¿En lo conceptual, el disco primó esa necesidad de expresarte por sí mismo?

Sí... supongo que en todo disco de autor lo que prima es eso. Intuyo que tu comentario está en relación con mi actividad de "músico de orquesta" donde la expresión que podemos tener es muy pequeña o nula según el rol, hay poco margen para la cosa creativa. Pero en cualquier caso nunca hay una expresión tan íntima como cantar y tocar música que sale desde uno, eso fue una novedad hermosa como persona que se dedicó siempre a la música.

- ¿Dónde y cómo se desenvuelve tu vida musical actualmente?

Se reparte entre Capital Federal y Berazategui, que es donde vivo. Por suerte cada vez estoy con más proyectos cerca de casa. Hace poco con Leonardo Minig, violinista, compositor y vecino, formamos el "Cuarteto vertiginoso" con el que hacemos composiciones suyas, un tango bartokeano si se quiere, hicimos dos videos que están en nuestra página de Facebook y ya recibimos una invitación para presentarnos en un festival en Francia, así que estamos felices. El 9 de junio presentaremos al cuarteto en el Colegio Alemán de Quilmes en el marco de la Fundación Filarmónica Quilmes.

Además, también con Minig formamos un trío de mandolina, guitarra y contrabajo con el que hacemos música argentina de compositores nacionalistas, con esa formación nos presentamos el año pasado en el Festival Internacional “Muchas Músicas” en la UNQUI.

Estoy también con mi música. El sábado 9 de mayo presentamos “Canciones de contrabando” en La Plata y lo venimos haciendo por la zona sur y capital. En capital estoy como contrabajista en la Banda Sinfónica de la Ciudad y en Bandaloop que es un ensamble de improvisación por señas, el mismo lenguaje que utiliza Santiago Vázquez en la “Bomba de tiempo”. Es un proyecto muy lindo.

- ¿Y cómo sentiste que fue tu experiencia en la Sinfónica de Salta?

La Sinfónica de Salta fue una experiencia enorme, nueve años haciendo repertorio sinfónico, imaginate... Además en una orquesta que se estaba gestando, era una situación muy especial. El entusiasmo que había combinado con la calidad de los músicos era una combinación perfecta. Con todo lo negativo que puede tener trabajar cualquier orquesta (que es bastante) recuerdo con mucho cariño mi paso por la OSS.

- ¿De aquí en más, con tu disco ya caminando, como ves tú horizonte artístico...?

Ni idea... quiero decir, tampoco imaginaba hace dos años todo que el pasó con el disco. A mediano plazo, está la idea de viajar presentando el disco a otros públicos, hay una invitación para Perú así que veremos, me encantaría también presentarlo en Salta.

Aquí los títulos de todos sus temas, datos del disco y algunas de sus canciones.

  • José Acho, periodista.
    Info@calchaquimix.com.ar