RECITAL

Un Delmi alcanzaba para Arjona

José Acho

Miércoles 8 de octubre de 2014  

Todas las fanáticas de Arjona a la salida del show en el Estadio Martearena coincidieron que fue un show inolvidable, cantaron sus canciones y lloraron sus penas con sus letras. Durante dos horas Arjona “las hizo muy felices”, dijeron. Sobró amor de sus miles salteñas que le hacen el aguante, pero en cifras, un estadio Delmi alcanzaba y sobraba para albergar a los que pudieron pagar para verlo en Salta.

Sobró amor, entrega y espacio

El Estadio Martearena fue habilitado temprano y por su despliegue e infraestructura artística esperaba recibir a unas 22 mil fanáticas. Sin embargo no superó el 35% de las entradas pagadas. A última hora pudo llegar a cerca de la mitad del estadio cubierto gracias a las entradas regaladas y a una cifra generosa distribuida como invitaciones entre los funcionarios del Gobierno, patrocinador de este show.

Es decir que la producción no cubrió ni la mitad de las localidades disponibles. Calchaquimix estuvo ahí para la cobertura desde las afueras del estadio. Los datos se respaldan en las boleterías, fuentes allegadas al control de SADAIC y a través de la visión de las fanáticas locales. Se pudo constatar que fue muy holgado trabajo de ingreso del público gracias a la inmensa logística de personal de seguridad dispuesto para esperar a una multitud que no pudo ser.

La productora de Arjona en Argentina Fenix Entertaiment, cerró fácilmente en Buenos Aires y otros puntos un total de 18 conciertos. Hasta aquí, el cantante arrasó en público en el resto del país, menos en Salta. En el GEBA solamente ya llenó 8 estadios; en Salta se puede decir que fue un fracaso. Un magro resultado que se mide en la inversión, el despliegue de toda la infraestructura técnica y escenográfica montada para un Estadio Matearena y que parte de las expectativas puestas en lo avasalladora de su figura.

JPEG - 795.4 KB
Arjona hizo bien lo suyo (clic para agrandar)

Se pueden argumentar un sinfín de razones más para justificar lo que ya es historia. Pudo ser la campaña en contra en las redes sociales de los que no soportan a Arjona, el mercado artístico salteño saturado de grandes espectáculos y show gratuitos; la crisis económica (entradas de $250 a $1350). Tampoco se puede descartar que quizás el amor por Arjona sea mucho más de lo que pudieron pagar una entrada tan cara.

A todo esto se puede agregar también algún desacierto en la visión artística y la logística local (prensa, publicidad, análisis de mercado, etc) de la productora “Espectáculos en Salta” de Sebastián Magnasco, cuyo trabajo está siempre a salvo por el apoyo que tiene del Gobierno, patrocinador de la mayoría de sus emprendimientos nacionales e internacionales.

En cuanto a la entrega sobre el escenario de Ricardo Arjona sin duda fue muy efectiva. Lo dicen sus fanáticos, en gran mayoría femenina, ante las consultas de este medio no salieron para nada defraudadas. “Su entrega fue ciento por ciento. El guatemalteco puso toda su inmensa producción y trabajo artístico en escena” dijo Laura Dip, una colega fotógrafa autora de la imagen cedida para ilustrar esta nota.

“Nada hará cambiar mi amor por Arjona, todo lo contrario”, dijo efusiva otra fanática al salir del recital, quizás algo molesta porque el estadio no explotó de público.

  • José Acho
    Periodista de espectáculos
  • Fotos: Laura Dip