Tiempo de diabluras en Jujuy

José Acho

Martes 11 de febrero de 2014  

Con el carnaval llega a nuestro Norte el tiempo de las diabluras. Y el carnaval jujeño es una de las celebraciones más antiguas del país y las más ancestrales. Tiene identidad propia y raíces profundas. Sus rituales son auténticos y se realizan en toda la provincia. Van desde el Carmen pasando por San Pedro y se extiende a toda la Quebrada Jujeña. Esta festividad popular comienza con el “jueves de comadres” y renace este año, el 1 de marzo con el desentierro del diablo o “Pujllay”.

Uno de los más tradicionales son los corsos nocturnos de las Yungas de Jujuy comienzan este viernes 14 de febrero y se prolongan hasta el 9 de marzo en la ciudad de San Pedro de Jujuy, a 63 kilómetros de la capital provincial, con una variedad artística que representará al carnaval autóctono nacional y del mundo.

Los desfiles tendrán lugar los días 14,15, 21, 22 y 28 de febrero y 1,2,3,7,8 y 9 de marzo, según se dio a conocer hoy en conferencia de prensa junto a la invitación a disfrutar de los espectáculos con entrada libre y gratuita en un circuito de 9 cuadras, con más 3.500 bailarines en escena.

JPEG - 1.2 MB
Desentierro en Los Paños, El Carmen (clic para agrandar)

Jujuy en carnaval no sólo es la Quebrada de Humahuaca; también es la Puna, es el Valle y son las Yungas. En esta zona de San Pedro se muestra un carnaval diferente y se da en los corsos. Lo más distintivo, es la particular celebración del "arete guazú" o fiesta grande de carnaval, parte de la cultura Ava Guaraní, donde “a través de baile del Pim Pim se convierte en el atractivo que llama al turista y al mismo jujeño a disfrutar.

Hace más de 50 años que San Pedro se viven los corsos como un gran acontecimiento, por diversidad cultural y las raíces que muestran a nuestros pueblos originarios como el pueblo Coya y el Ava Guaraní.

Cuenta con artistas nacionales y comparsas de Entre Ríos y Salta. Hay más de 10 rubros en representación del carnaval nacional y del mundo. Se pueden ver comparsas artísticas como las de Gualeguaychú; el mensaje del baile del Pim Pim, con los pueblos originarios; las murgas; el de Perú y Bolivia con las comparsas folclóricas de tinku y saya, entre otras.

“El desentierro”

JPEG - 755.1 KB
Fiesta con banda de músicos (clic para agrandar)

La quebrada jujeña o la puna son lugares ideal para vivir el carnaval norteño. En diferentes parajes se celebra el carnaval más antiguo del país con más de cinco siglos. Todos y cada uno de los pueblos y parajes de esta región desde Bárcena hasta Hornaditas (inicio y final de la Quebrada respectivamente). La fiesta que enlaza costumbres traídas por los españoles con rituales autóctonos.

El aperitivo se cumple el jueves anterior al primer día de Carnaval se celebra el “Jueves de Comadres”, con peñas desde el mediodía y una alta participación de mujeres copleras. Claro que lo más esperado es el desentierro del diablo, que este 2014 se realizará el 1° de marzo y, como siempre, comenzará al mediodía y culminará cerca de las 18. Los más importantes, por antigüedad y convocatoria, los de Volcán, Tumbaya, Purmamarca, Maimará, Tilcara, Huacalera, Uquía y Humahuaca. La participación en el desentierro es gratuita para todo público.

JPEG - 675.2 KB
Enharinados... (clic para agrandar)

El desentierro del Pujllay (el muñeco que representa al diablo) se realiza en un mojón, en las afueras de los pueblos, al que se lo adorna con serpentinas, talco, papel picado y bañado en alcohol.

Desde allí, la caravana se dirige al poblado con los participantes entalcados, enflorados (adornados con serpentinas y papel picado, y algún ramito de albahaca), al ritmo de sikus, erquenchos y otros instrumentos autóctonos. Una fiesta que sigue hasta la noche en peñas y casas de familia, en muchas de las cuales también se ofrece alojamiento.

Las fechas del carnaval jujeño van del 1° al 4 de marzo (Carnaval Grande); 8 y 9 de marzo (Carnaval Chico). Horarios: las peñas suelen empezar a las 21. En las casas de familia, sin horario.

El carnaval de Jujuy tiene identidad propia y raíces profundas. Si el turista se organiza con los horarios puede ir del desentierro de Purmamarca al de Tilcara, y desde allí llegar hasta Humahuaca, de noche, para terminar enharinados y a puro baile en algunas de sus peñas.