CONCIERTO

Solistas notables y monumento sinfónico

Pablo Alejandro Sulic

Sábado 8 de octubre de 2011  

Mucha de la historia de Finlandia es la de su dominación de un país seguido por otros, en particular Suecia y Rusia. Pero el nacionalismo siempre estuvo presente como movimiento. No es casual que luego de componer la música incidental para una obra histórica su obra Finlandia se hiciera famosa, y es que representa exactamente lo que se espera de una pieza de estas características.

  • Concierto de la Orquesta Sinfónica de Salta dirigida por Enrique Roel. Jueves 6 de octubre en el Teatro Provincial de Salta. Adhesión a los 130 años de la Sociedad Española. Repertorio: Introducción y Rondó Caprichoso de Camille Saint Saëns, Concierto para Trompeta y Orquesta de Alexander Arutiunian, y la Sinfónía Nº 2 de Jean Sibelius. Solistas Ana Cristina Tarta en violín y Fernando Ciancio en trompeta.

El año posterior, Sibelius, de vacaciónes en Italia comienza a germinar las ideas principales de lo que será su segunda sinfonía. Aunque se le han querido atribuir asociaciones nacionales o de protesta el compositor las negó de plano. Escuchamos música absoluta sin más significado que el que quieran darles nuestros oídos. Sibelius escribe sobre su trabajo "una música que es una plegaria sobre el verano, y la alegría de vivir, en un horizonte de luz y potencia, de optimismo..."

En realidad no se puede comparar esta sinfonía mas que con si misma, por su atmosfera permeada constantemente por luz y oscuridad, por los colores de un mundo no descubierto, Sibelius tiene mucho para decir con un lenguaje convencional. Lamentablemente el contraste que se hace entre Sibelius y los compositores revolucionarios del Siglo XX, lo pintan como un tradicionalista anacrónico, que utiliza métodos obsoletos. Sin embargo nadie puede negar la construcción lógica de sus estructuras, la substancia de su música y la maravillosa aura que gobierna la potencia de su estructura formal. De todos modos la obra es una magnífica obra que fue dignamente interpretada por los músicos de la Sinfónica de Salta. El motivo inicial sugirió un flujo rítmico, que se mantuvo constante durante todo el movimiento.

El segundo tema tipifica el contraste entre notas extremadamente largas y cortas, con el uso de la técnica del pedal. Excelente la solista de timbales (Pacella) marcando con justeza. El tercer movimiento tuvo la evocación de los Scherzos de Bruckner y la energía de Beethoven alternando vivacisimos con los languidos vientos, que estuvieron bien afinados. Pero para quien esto escribe el postre sinfónico fue el último movimiento que se movió inexorablemente hacia un grandioso final, con el ostinato que comienza en las cuerdas graves y se contagia a toda la orquesta, en un muy bien logrado climax gradual.

La obra tuvo personalidad y alma, hubo sentido de la proporción y balance general. En la primera parte se presentaron los dos solistas: Saint Saens es presentado como un compositor "frio", solamente correcto, aunque su obra tiene gemas de delicada de sensibilidad y toques de folclore. La Introducción y rondó caprichoso no es la excepción, en la línea de virtuosismo de Paganini, es una pieza de brillantez y lucimiento solista. Tarta estuvo impecable en todo el transcurso de la obra, sin mácula, sin errores, rayando la perfección. La interpretación tuvo color exótico y la cadenza estuvo a la altura de lo que exige el compositor, aunque su interpretación no llega del todo a la medula de lo emotivo.

El armenio Arutunian expresa el sabor nacional armenio con características de improvisación. La visión de Ciancio fue de gran energía y lirismo, con flashes de música gitana, Rusia y Armenia en un coctel tremendamente atractivo, mientras las melodías fueron todo lo bellas que permite un instrumento de sonido tan brillante como la trompeta, y los pasajes rítmicos plenos de excitación. Como solista Ciancio mostro una autoridad y dominio indiscutible, manejando los tiempos expresivos del concierto de manera fantástica, todo un lujo escucharlo; que pena que el publico no acompañe a la orquesta como en mejores épocas.

  • Magister Pablo Alejandro Sulic
    Especial para Calchaquimix