José Acho

Salta: el reggaetón del papelón

Sábado 5 de diciembre de 2015  

Para cerca de cuatro mil seguidores presentes resultó decepcionante la suspensión y luego escandalosa la cancelación del show de Nicky Jam en Salta, la noche del viernes 4 de diciembre en el predio Limache. Todos esperaron pacientemente unas cuatro horas hasta las 22.30, para escuchar la peor noticia: “Se suspende el show”. Ni siquiera vieron a los teloneros anunciados "Valentino" y "Aspirante", programados para las 20.30. Por suerte no se registraron incidentes, solo hubo silbidos, abucheos e insultos y una vez más miles de fanáticos desilusionados.

Nicky Jam canceló Salta por
incumplimiento de contrato

En principio la producción local dijo que la suspensión se debía a la lluvia y al temor a los rayos. Es más, dijeron que se reprogramaría la fecha. Pero el sábado 5 de diciembre directamente se informó mediante un comunicado que el show fue cancelado, y no de la mejor manera. El escándalo estalló con acusaciones mutuas entre representantes de la estrella del reggaetón latino y los empresarios locales.

El comunicado que emitió “La Industria INC”, empresa que maneja al cantante reggaetonero en Argentina, fue contundente. La cancelación fue “por incumplimiento de contrato” de los productores locales Antonio Sánchez y Roberto Morales que adquirieron la fecha en Salta a través de la empresa LatinmolGruop. Ellos son los responsables de reintegrar el importe de la entrada a la concurrencia que ingresó al predio del Centro de Convenciones.

Del otro lado se habló de varios motivos. De la huida del cantante del hotel Sheraton sin previo aviso, de la radicación de una denuncia policial en Villa Palacios contra el artista y su producción; que Niky Jam no quiso actuar porque hubo solo 3 mil personas, que no le gustó el Hotel, ni el predio del Centro de Convenciones, entre otras cuestiones.

Allegados revelaron a Calchaquimix que personal de confianza del artista le informó a Nicky Jam que no estaban dadas las condiciones técnicas en el escenario. Que los requerimientos exigidos no se habían cumplido. En la jerga artística se llama “Ryder” y se refiere a un listado básico de condiciones técnicas para que un artista internacional suba al escenario.

Esto pudo ser el tipo de escenario, el sonido, iluminación o pantallas. La versión más fuerte que corrió es no se habían llegado de Buenos Aires dos pantallas Led exigidas y que fue por falta de pago. De hecho el comunicado oficial del artista alude a que no estaban dadas “las condiciones acostumbradas a sus presentaciones con altos estándares de calidad”.

Hasta el cierre de la edición, este medio esperó la información de prensa de Natal Alfredo Morales responsable de prensa o Roberto Morales, el productor, sobre dónde y cómo sería la devolución de las entradas a los damnificados. Normalmente es en los lugares que fueron adquiridas (H y R Maluf, Alto NOA Shopping y otros), pero hasta la fecha todavía estaban evaluando para informar a la prensa “como será la devolución de las entradas”.

Se estima que son más de 3 mil entradas, que van desde $200 a $1200, que deberán ser reintegrados al público seguidor por los empresarios locales, quienes según dijeron, ya pagaron 130 mil dólares para el arribo de Nicky Jam a Salta. El cantante vino, aparentemente no le gustó la producción local, se subió a su avión privado y se fue.

Como dato llamativo, Nicky Jam venía a esta provincia en gira, tras tener un lleno total en el estadio Luna Park de Buenos Aires.

"Nos toman el pelo"

Algunos de los miles de seguidores que salieron decepcionados y otros tantos que viajaron desde el interior o vinieron de otras provincias, se sintieron estafados. Dijeron lo siguiente a Calchaquimix y Nuevo Diario:

  • “Es una vergüenza como se están manejando las empresas que traen a los artistas extranjeros a Salta”.
  • “Son las productoras como siempre se manejan mal”
  • “Uno viene a un show para disfrutar y termina desilusionado”.
  • Yo ahorré, vengo del interior, me pagué el pasaje y estadía para disfrutar de mi ídolo. ¿Quién me paga todo eso más la decepción?”
  • Estoy harta siempre pasa lo mismo”.
  • “Nos toman el pelo y se juega con las personas”.
  • Habría que ver de una buena vez quiénes están detrás de las empresas o los productores responsables…”.