TEATRO

Ragone entre la memoria y el duelo

Patricia Monserrat Rodríguez

Sábado 24 de agosto de 2013  

La obra "Crónica imposible de un círculo atroz" hace anclajes en los últimos momentos de vida del ex gobernador de la provincia de Salta, Miguel Ragone, antes de su desaparición. La obra, con dirección de Diego López}. Se estrenó el 17 de agosto y se repone el 24 y 31 de agosto en Pro Cultura Salta, a partir de horas 21.30. Entrada General: $30

"Crónica imposible de un círculo atroz"

La pieza teatral integra lenguajes alrededor de un hecho atroz de la historia local. Habla de las pérdidas intangibles, de la crueldad y del dolor de los que quedan en un tiempo suspendido. El director resignifica en el trabajo la desaparición del ex gobernador Miguel Ragone en los tiempos de la dictadura; las imágenes parten de esta raíz histórica pero la obra es inclusiva ya que puede representar cualquier pérdida atravesada de angustia y soledad.

En el vacío de las ausencias vuelven las preguntas que construyen en los dolientes un círculo atroz donde permanecen junto con aquellas imágenes cubiertas de polvo que danzan al ritmo del silencio y del olvido. ¿Cómo elaborar el duelo de un muerto que no tuvo justicia, de un desaparecido? Esta pregunta inicia el proceso de la obra ¿ Cómo reconstruirse sin certezas?

La puesta alcanza los mejores climas mientras trabaja los silencios, las imágenes, los encuentros en el código del teatro danza. La palabra, los textos dichos en los diferentes fragmentos devalúan el total de la puesta. El director ingresa al tema por diferentes metáforas: los zapatos perdidos, dispares, desiguales, las telas que despliegan escenas oníricas, duplican presencias. El grupo va creando climas extraños donde el espectador se sabe al límite de lo trágico o en los bordes de una intimidad que se va quebrando.

El elenco de a ratos parece un cortejo fúnebre, de ratos una multitud desencontrada, una marcha sin ataúd, dolientes sin muerto que velar, desencajados manifestantes sin ofrendas. La fuerza del espectáculo reside en la multiplicidad de significados que generan las idas y vueltas de los actores, las construcciones atravesadas de miedo,de dolor, de soledad.

El filósofo y psicoanalista Félix Guattari propone encontrar territorios de producción de subjetividad por los bordes, espacios donde crear otras opciones existenciales. Esos espacios formarían lo que él denomina lo micropolítico, es decir espacios de producción de subjetividad diferentes de los impuestos habitualmente. “Son espacios experimentales de búsqueda, de estudio, de creación, de hallazgos de nuevos tipos de solidaridad, de nuevas formas de ser en los grupos, nuevos territorios existenciales a inventar“.

El grupo La otra vuelta, dirigido por Diego López ha transitado el proceso creador manifestando “estas nuevas formas de solidaridad”, sacando la historia de la estética realista con las que se replica siempre un hecho político indigerible para una sociedad partida entre el desinterés y la condolencia. El tema de Miguel Ragone ha sido objeto de otras obras y de diferentes denuncias a través del arte. Lo que hace este grupo ahora es esparcir los fragmentos de vivencias posibles que el espectador tendrá que recoger y reunir a su antojo, según el devenir de su conciencia.

Lo que dificulta en gran manera la adhesión del espectador es la disparidad de interpretación del elenco, las transiciones demoradas y textos declamadas que hacen ingresar a la obra en un tono melodramático que en vez de sumar, rompe los climas construidos con las potentes imágenes propuestas por el director/actores.

  • Patricia Monserrat Rodríguez
    Crítica tratral

Ficha Técnica:

Actúan: Alma Cannobio, Ariel Saravia, Mercedes Moreno, Luciana Chiozzi, Mariela Benegas y Cristian Morales
Música en vivo: Emiliano del Alba
Dirección: Diego López
Iluminación: Rubén Cuevas
Prensa y difusión: Gloria Chilo
Diseño y fotografía: Mirian Camisar.

Reseña: la celebración de los fieles difuntos le mostrará a la mujer de Miguel que después de 34 años de no encontrar a su esposo, se ve imposibilitada de elaborar el duelo por su muerte. Las constantes regresiones al pasado la llevan al encuentro con su esposo minutos antes de su desaparición, así también con ella misma en las horas posteriores al secuestro y con personajes que rememoran los días en los que acontecieron los sucesos.