HERMETO PASCOAL

Quebrando barreras musicales

José Acho

Viernes 20 de septiembre de 2013  

Tucumán. (Enviado especial) Un músico nace y otros dicen que se hace. Hermeto Pascoal tiene la dicha que no solo nació músico con todas las letras, sino también como músico se hizo un prodigio. “Quebrar Tudo”, es el objetivo en sus recitales. En su primera vez en el NOA, bajo la luna tucumana, enfrentó a una sala repleta en el pintoresco y antiguo Teatro San Martín de Tucumán. Con lo delirante de su propuesta sin libreto ni repertorio, su recital se basó en la improvisación y sencillamente dejó fluir sus magistrales instintos para quebrar las barreras de la música, estilos y estructuras.

Hermeto Pascoal bajo la luna tucumana

Este brasileño desde pequeño se destacó como un fenómeno, y a sus 77 años no claudica en su afán de transitar el formato jazzístico con desenfado, por lo que mereció el elogio de Miles Davis y Astor Piazzolla. Con su presencia la noche del jueves 19, el Setiembre Musical Tucumano 2013 alcanzó un punto histórico en el prestigio bien ganado desde 1960, hasta la actualidad. Basta mirar su programación mensual a través de los años del festival que organiza el Ente Cultural de Tucumán, para llenar de envidia a cualquier provincia del país.

JPEG - 13.7 KB
Sonidos catarinenses

Este hombrecito pequeño, albino, tipo duende de sombrero de cuero y camisa naif multicolor, jugó durante dos horas con las sensaciones de la audiencia. Abusó de una forma descomunal de su magia para la improvisación, y con ese afán maradoniano de burlar la fuerza de gravedad, liberó sonidos con un descomunal derroche de talento.

Calchaquimix presente en Tucumán para este magno recital, llegó el ensayo y comprobó que cualquier sonido es un punto de partida con un rumbo musical que “nao tem fim”. Cada uno de los músicos es un líder natural, un maestro. Todos tienen su propia banda en Brasil. En un vértigo de variaciones, la voz femenina de la banda solos o en dupla se sincroniza a la perfección con todos los instrumentistas.

El virtuosismo del grupo todos brasileños, los convierte en un “Dream Team” de instrumentistas. El hijo de Hermeto, Fabio Pascoal es el pívot de la percusión. Es quien coordina el ensayo porque esta superbanda no necesita director, dado su gran caudal individual.

JPEG - 260.8 KB
Firmando un disco

Hermeto aparece en punto para la hora del recital, y el concierto fluye con la el jazz, la bossa, free jazz, ritmos calientes, samba, barroco forró, sertaneira. Simplemente deja que la música suceda y haga lo suyo, mientras el símil “Horacio Guarany albino" dirige e interviene con graciosos chifletes de chanchitos, pollitos y sonidos de incontables instrumentos como objetos de percusión y viento.

En principio uno tiende a eligir a su músico favorito de la banda. Aquí no se puede. Sería todo un dilema. Su mujer Aline Morena, es la voz del scat jazzistico. El vientista Vinicius Morin, deslumbra con los sonidos de sus saxos, alto y barítono, clarinete y flautas diversas. El pianista André Marques, luce siempre. El maestro del bajo es de Iteberé Zwarg. La batería de sonidos es de Marcio Bahía y la percusión de Fabio, el hijo pródigo.

JPEG - 305.1 KB
Hermeto en acción (clic para agrandar)

Todos cantan, todos tocan percusión y todo fluye con la guía del multiinstrumentista nordestino quien al final del recital no solo tiró su clásico sombrero de cuero que recayó en un privilegiado del público tucumano, sino que regaló también parte de su alma en una descomunal noche musical de inolvidable libertad creativa.

  • José Acho, periodista
    info@calchaquimix.com.ar
  • Fotos y video: Calchaquimix