¿San Cayetano entenderá?

Privados del fogón por la crisis

José Acho

Lunes 24 de julio de 2017  

Pascar, el impulsor del Fogón de los Trabajadores cuenta a Calchaquimix, las verdaderas razones por las que este este año decidió no realizar la 30° edición del tradicional encuentro folclórico gratuito por la que los artistas renuevan su pacto de paz, pan y trabajo con San Cayetano.

El festival se realizó de manera totalmente gratuita un total de 29 años para cantarle y agradecer al santo patrono el trabajo, durante la fiesta patronal que culminará el domingo 6 de agosto con la procesión. El organizador Pascar, remarca con dolor que este año se hizo imposible afrontar todos los gastos. Si bien los artistas no cobran, hay que pagar pasajes, viáticos, nafta, impuestos, hoteles, seguros.

“No es que los fogoneros se borran, hay un contexto de crisis económica innegable. Decidimos no hacerlo por los recortes empresariales, y porque también los aportes privados bajaron a menos de la mitad y hoy todo está mucho más caro. El transporte, la nafta por tierra, los aéreos, los seguros, etc., se nos hace cuesta arriba con los costos, además que los dedos de una mano sobran para contar los auspiciantes”, sostuvo.

Agregó que “varias empresas hicieron recortes presupuestarios y hay otras directamente ya no están. La gente está siempre, los artistas también, pero con todo, este año no llegamos”, afirma Pascar con profunda tristeza, quien además su esfuerzo organizativo pone también empresa de sonido para el festival.

El Fogón de los Trabajadores reunió en los últimos años multitudes en el predio del anfiteatro “Juan Falú, de la Plaza España, cerca del santuario. “Hice un sondeo y es una gran pena para mí que no se haga porque la gente lo espera. Les aseguro que valen todos los aportes, por mínimos que sean, pero aun así pero no llegamos”, contó.

Pero también dijo que hay otro factor que les venía preocupando. Y era la enorme convocatoria lograda que en los últimos años era de entre 10 y 15 mil personas. “Los chicos hoy en día están en otra y nuestro temor nuestro es también que pase algo grave, por lo que se pierda todo el esfuerzo de tantos años y que se embarre todo lo que es San Cayetano”.

Pascar puso como ejemplo que alguna persona sufra algún daño a causa de algún factor externo. “Si pasa algo la prensa no va a decir mataron a una persona en un evento folclórico, esto lo sabemos todos. Van a decir “En el Fogón de los Trabajadores pasó tal cosa”, se embarraría todo. Este es un temor que en los últimos años tenemos los que trabajamos para que se haga el festival”.

Reforzó su argumento subrayando que por este tema “pagamos un seguro de espectador que ya era muy caro y siempre estuvimos cubiertos. Pero este año también eso subió al doble. La gente tiene que saber que nosotros pagamos los impuestos como cualquiera. El año pasado llegamos a organizarlo arañando. No lo íbamos hacer, lo armamos un mes antes por la presión de todos lados”.

El conocido sonidista, reveló que no quería que se haga mucho ruido con este levantamiento. “Estos días estoy sufriendo más que cuando lo hago, porque cuando lo hacía no dormía por todo el trabajo de organizar. Ahora es peor, porque la gente me para en la calle, me pide, me cuestiona como no lo va a hacer… y eso me supera y aflije mucho más”.

Algunos e incluso el padre Gaspar piensa que se puede hacer el festival volviendo a las raíces, con artistas locales. Al respecto Pascar fue contundente. “No quiero ir para atrás, hemos jugado en primera y descender no sirve. Es tirar el esfuerzo logrado durante tantos años”.

“La decisión está tomada este año. Puede ser que la parroquia, el templete lo quieran hacer tienen todo el derecho, pero lo tendrán que hacer con otro nombre. Por una cuestión de respeto, no creo que nadie salga a hacer un festival algo más pequeño con el nombre del “Fogón de los trabajadores”.

“Por ahí esta caída un mensaje para la gente que creía que teníamos ayuda económica del Gobierno, de la Municipalidad. La gente tiene que saber que lo hacemos a pulmón. Quien te dice que para el año volvamos con más fuerza”, dijo como consuelo.

Yo siempre dije que muchos se lamentan cuando uno está en el cajón, ahí todo el mundo llora, todo el mundo se aflige porque ya no está. Esto es casi igual. Ahora que no lo hacemos todo el mundo está afligido y se hace mucho ruido. Es triste la comparación, pero puede servir para que la gente que pudo haber ayudado reflexione, piense… la pucha yo podía haber ayudado, haber hecho un poco más. Hablo de esa gente que siempre estuvo choluleando en el escenario, que tiene y pudo aportar pero que no ayudaron en nada”, aseveró.

Pascar reafirma que fue “durísimo decidir no hacerlo, no quería ruido, no quería nada de todo esto, estoy más preocupado que cuando lo hacía, porque tenés que salir a aclarar. Pero todo pasa por algo. Por ahí sirve para que la gente se pegue una sacudida así como como la gallina se sacude después que la pisa un gallo, y diga pucha yo podía haber ayudado y nunca puse un peso”.

Pascar finalmente para aplacar su desconsuelo dijo: “sabemos que hicimos un buen trabajo. Hemos cuidado y hemos retribuido mucho a los artistas que colaboraron, en la atención, en el trato, la carpa de los artistas era de lujo, así también se cuidó a la prensa. Esa carpa era para los artistas y los medios, siempre se los cuidó y se los atendió bien. Todo esto puede ser una pausa para tomar impulso para el próximo año. Este parate servirá para reacomodarnos”, concluyó.