RECITALES

Postales de Julio y La Catalina

José Acho

Jueves 12 de noviembre de 2015  

La murga uruguaya hoy genera más encanto que curiosidad. En Salta alrededor de La Catalina hay cada vez más gente ávida por conocer su mundo. En este caso comentario sobre el espectáculo “Un día de Julio” en Salta, puede ser un accesorio, cuando en este caso tenemos 19 imágenes que dan cuenta como fue el show, tomadas por la fotógrafa artística Laura Dip y que hablan por sí solas. MIRA EL ALBUM.

Un teatro de más de 1500 personas que estuvo semilleno. Se apagan las luces y da comienzo lo que será un espectáculo con un creativo, desopilante e intenso. Su argumento está contado por el propio Yamandú Cardozo en esta misma página.

La producción deslumbró en los detalles de la iluminación que puso a cada escena climas de diversión, suspenso y tensión. Se notó el buen trabajo de audio y micrófonos del excelente sonidista. El texto, las letras, el canto se escuchó de forma nítida, en toda la sala, de rincón a rincón.

Casi que no hacía falta ubicarse adelante para escucharlos. Como para graficar más, un par de espectadores dijeron que tenían sus taquillas entre las primeras diez filas, pero decidieron quedarse en las últimas filas para estar con sus amigos porque les era igual, ya se entendía perfectamente las letras en toda la sala.

En el escenario está todo el grupo. Los tres hermanos Cardozo en escena, Martín (es Julio), Yamandú (es la madre octogenaria) y Tabaré (el director del coro y por momentos el gato) y la geniales “ratas” de la casa de Julio. El resto era el increíble elenco de actores y cantantes, pilares de La Catalina, entre ellos dos mujeres, una rubia y una morocha.

Fueron dos horas de expresivos relatos sobre el mundo tan particular de Julio relatado en el espectáculo como un documental, como un noticioso de la TV, con entrevistas hablando de julio de periodistas uruguayos y argentinos, locutores y presentadores, haciendo sus informes de ficción, tal como lo hacen en sus programas diarios de ratio y TV.

La Catalina desde su primer arrebato en escena abre el universo de Julio. Su vida se incendia a sus espaldas en una noche de humor y caricatura crítica sobre el despojo de un mundo contaminante, con los pies pisando en el temblor, con esa fortaleza de papel y cenizas. Es la historia de un trapecista desertor, de quien todos gritan su nombre pero nadie jamás sabrá quién es.

  • José Acho, periodista
  • Album de fotos de Laura Dip para Calchaquimix
    (marialauradip@hotmail.com)

POSTALES DE LA CATALINA EN SALTA
(clic para ver)

Portafolio