MOZARTEUM

Campos en su plenitud pianística

Pablo Alejandro Sulic

Jueves 9 de agosto de 2012  

Daniel Campos volvió a su primer amor, Salta una vez más. En una gala que lo tuvo todo, entre tantas emociones hubo resquicios para un sentido homenaje a Raquel Peñalva y a Juan José “Coco” Botelli a los que se les dedicó una obra de Brahms y dos piezas folclóricas respectivamente en el bis. El programa elegido fue de una densidad muy grande como para sostenerlo a lo largo de las dos partes que tuvo el concierto por la intensidad y complejidad de las obras presentadas.

Concierto en la Fundación Salta

  • IV Concierto de la temporada 2012 del Mozarteum Filial Salta. Daniel Campos en piano. Martes 7 de agosto. Teatro de la Fundación Salta. Repertorio: Obras de Franz Liszt y los 12 Estudios de Fréderic Chopin.

Intentemos hablar de los Estudios, que lo son en teoría, ya que no solo ponen en juego una técnica virtuosa sino una interpretación sonora delicada. Lejos de la rigurosa monotonía de ejercicios estereotipados y aburridos, cada uno semeja una gema con brillo y facetas propias. Daniel demostró el espectro entero de una técnica refinada que no solo consiste en poner los dedos en las notas correctas. Son parte de la gran música creada por uno de los grandes del piano.

JPEG - 143.6 KB
Campos en la Fundación Salta (clic para agrandar)

En la primera parte asistimos a un programa de Liszt de connotaciones místico-religiosas, fáusticas (Vals Mefisto) y de tipo impresionista (Fuentes de agua de villa d’este), donde el piano se transforma en una orquesta, que subraya momentos precisos, dentro de una técnica extrema. Estuvo presente la transparencia del agua en los arpegios, el clima de austeridad religiosa y el triunfo del vals.

La sensación final que nos deja la velada es que Daniel nos invitó a su concierto, como si fuera en el salón de su hogar, con comentarios, confidencias, vivencias, emociones y algunas lagrimas. No fue un concierto más.

JPEG - 100.7 KB
Daniel Campos en concierto (clic para agrandar)

Este tipo de obras requiere intuición interpretativa, perspectiva histórica, conocimientos teóricos minuciosos, familiaridad con la técnica pianística y un estado mental-espiritual-emocional altísimo. Daniel tiene un bagaje importante de los aspectos arriba mencionados, (pensamos que afloró en plenitud hacia el final de la velada con los bises o en el estudio lento de Chopin) ya que posee una personalidad y una estética proporcionada.

Ahora le pediríamos que desgrane sus emociones más íntimas, que deje remontar su inspiración y sensibilidad a cotas mas altas, que cree atmósferas de mayor intimidad y empatía con el autor, que nos entregue lo mas profundo de su sentir, ese que aún atesora en lo recóndito de su ser.

  • Magister Pablo Alejandro Sulic
    pablo.sulic@gmail.com
    Especial para Calchaquimix