Otero, otra muerte en la música

Martes 12 de junio de 2012  

"No puedo creerme lo de Adrian Otero, otro compañero menos y una sensación de apocalipsis en la música, a pesar de lo cual sigo en mi trinchera", dijo Andrés Calamaro, al enterarse de la muerte a causa de un accidente automovilístico del ex líder del grupo Memphis.
La repercusión en las redes sociales por este deceso, dejó entrever esa sensación extraña a la que hace referencia Calamaro, sobre lo que está atravesando la música, por las seguidilla de muertes de grandes figuras en los dos últimos años.

Se fue el ex líder de Memphis

Al respecto numerosos artistas que llenaron de mensajes en las redes sociales, se mostraron una vez más conmovidos por otra muerte en el ámbito de la música. Según los informes el ex cantante de Memphis La Blusera murió a los 53 años en un accidente automovilístico.

Ocurrió en la autopista que une Córdoba con Rosario, en el kilómetro 525 de la autopista, a la altura de la localidad de Ballesteros -ubicada a 173 kilómetros de la capital cordobesa-, cuando Otero se dirigía en un automóvil marca Honda Accord, en dirección Rosario-Córdoba.

Otero trabajaba en su carrera solista desde que a comienzos de 2008, anunció a través de una carta abierta su decisión de dejar la banda e iniciar su carrera solista, mientras que Beiserman y Emilio Villanueva continuaron con el proyecto, pero de común acuerdo, modificaron su nombre a Viejos Lobos.

Como solista Otero editó en "Imán" en 2008, un disco que grabó junto a Marcelo Muir en guitarra, Germán Wiedemer en teclados y dirección, Daniel Castro en bajo y Marcelo Mira en batería. Desde su salida, lo presentó en diversos lugares y luego se carrera entró un impasse. En los últimos meses su actividad había comenzado a reverdecer, tras una reaparición al público masivo a través del programa "Soñando por Cantar", del cual había participado hace pocos días en Córdoba.

Su trayectoria

Otero nació el 31 de julio de 1958 en Buenos Aires, era un hincha fanático de Vélez Sarsfield y durante su juventud estudió Psicología y viajó por el mundo trabajando como periodista deportivo, artesano y cocinero.

Durante esos años fue recopilando vinilos de bluseros y afirmó su fanatismo por el género hasta que en 1978 conoció al bajista Daniel Beiserman y al saxofonista Emilio Villanueva, que ya había armado su grupo Memphis La Blusera.

La banda fue recorriendo bares y pubs en momentos en que los cultores del blues eran muy pocos como los ex integrantes de Manal y Pappo, aunque por esos años estaba dedicado a Riff.

Recién después de ensayar durante muchos meses hasta estar conformes con el sonido alcanzado se animaron a organizar shows y así llegaron el show en 1981 a ser teloneros de Pajarito Zaguri en Obras y en 1982 se presentaron en el Festival B.A.Rock.

Por aquellos años, Otero trabajó de periodista deportivo en diarios colombianos y seguía en vínculo con la banda al punto tal que le enviaba por carta las letras con las notas musicales a Beiserman, y éste las contestaba con el pentagrama con toda la melodía escrita.

Así se fueron armando las primeras canciones de Memphis, según relató el propio Otero en muchos reportajes a diversos medios.

En 1982 logran editar su primer vinilo "Alma bajo la lluvia", del cual se destaca el "Blues de las 6 y 30", un clásico de la banda, aunque recién cinco años después pudieron editar el segundo LP "Medias Negras" que contenía los clásicos "La bifurcada" y "Montón de Nada".

En el tercer disco, "Tonto rompecabezas" (1988), abandonaron la cuestión social y callejera de los anteriores y las letras abordaron temas referidos a las rupturas amorosas, dejando de lado el lunfardo, que persiste únicamente en "Sopa de letras".

Las letras corrían por cuenta de Otero, quien retomó la temática barrial retornó una vez más en el siguiente álbum "Memphis la blusera" (1990), que fue el punto de partida para el gran crecimiento de popularidad de la banda.

En 1995 la banda recibió disco de oro por "Nunca tuve tanto blues" (1994) y por "Cosa de hombres" (1995), además de realizar cinco shows repletos en el Estadio Obras y otro recital al aire libre ante 20.000 personas.

Costumbres urbanas, amor, pleitos y desengaños son los temas que inundan "Angelitos culones", la décima placa (2001) grabada en los estudios El Pie y en Ion y presentada en el Teatro Gran Rex en mayo.

En esos años la banda tuvo un par de parates debido a que Otero sufrió dos pancreatitis que estuvieron a punto de provocarle la muerte.

En mayo de 2002 fueron invitados a un ciclo de música popular en el Teatro Colón, y allí reversionaron todos sus hits, acompañados por la Sinfónica Nacional.

Con el paso de los años, los shows de la banda se fueron haciendo más espaciados, y el vínculo entre Otero y Beiserman se fue deteriorando.

Informes sobre el accidente

Claudio Jiménez, jefe de la departamental Unión de la Policía cordobesa, el coche que conducía Otero, por causas que se investigan "cruzó el cantero central (que separa los carriles de la autopista), empezó a dar vueltas y dio un espectacular vuelco", como consecuencia de lo cual murió el cantante.

"Si bien se está investigando lo sucedido, la herida profunda que presentaba Otero en el cuero cabelludo hace suponer que tras perder el control del vehículo chocó la cabeza contra la ventanilla durante uno de los tumbos que dio el vehículo", manifestó Jiménez.

El comisario precisó que, a raíz de la pérdida del control del vehículo y del vuelco posterior, "el auto quedó en la mano contraria por la que circulaba, con las ruedas hacia arriba".

Según Jiménez, Otero, que murió entre la localidad de Morrison (situada a 191 kilómetros de la capital provincial) y Ballesteros (de donde era oriundo el bandoneonista Rubén Juárez), se dirigía hacia Capilla del Monte, ciudad localizada a 109 kilómetros de la capital cordobesa, en el departamento Punilla.

En el automóvil, viajaba con Otero "una mujer, Analía Míguez (39 años), que sólo sufrió golpes", aunque por precaución fue trasladada al hospital de Bell Ville (ciudad ubicada a 205 kilómetros al sudeste de la capital cordobesa).

La investigación abierta para determinar las causas de lo sucedido está a cargo del fiscal de Instrucción de Bell Ville, Oscar Arturo Aliaga.

  • Fuente: Télam