Norma Pons muere a los 71

Martes 29 de abril de 2014  

Norma Pons falleció el mediodía del 29 de abril, a los 71 años de un ataque cardíaco. La actriz fue encontrada por su hermana Mimí Pons, minutos antes de salir a ensayar para su participación en el “Bailando”. Al ingresar a su departamento encontró su cuerpo desvanecido y al no lograr recomponerla, llamó una ambulancia.

Pons estaba atravesando por uno de sus mejores momentos artísticos. Venía de ganar el premio “Estrella de Mar” por un rol dramático en La Casa de Bernarda Alba, que se representaba con mucho éxito. Había protagonizado la ficción de Showmatch con Marcelo Tinelli y se preparaba para el “Bailando”.

“Esto es una revancha que tenía contra la vida”, dijo, respecto al premio. “Nací con esta vocación, no me pudieron torcer el camino y tengo un amor incondicional a lo que hago cada noche en el escenario. Debo agradecer que este momento de la vida me encuentra entera y con ganas de seguir luchando“, expresó en una de sus entrevistas.

Norma Delia Orizi, tal su verdadero nombre, nació en Rosario el 18 de agosto de 1943, fue una actriz y vedette argentina. Junto a su hermana, gracias a su gran belleza y atractivas piernas, se iniciaron con el gran capocómico José Marrone en el Teatro Maipo, como vedettes. Luego tuvieron varias participaciones en diversos films.

Pons llamó la atención por sus dotes como actriz de comedia en la década del ’80 en “Fin de semana” de Noel Coward dirigida por China Zorrilla, quien posteriormente la dirigió en La mujer invisible junto a Inda Ledesma. Desde fines de esa década, se convirtió en la gran figura femenina del programa de Antonio Gasalla.

En 1996, su actuación mereció el premio Martín Fierro a la mejor actriz cómica y dos nominaciones para el mismo premio. Formó parte del elenco de Aquí no hay quien viva durante el 2008. En cine se destacó en Sotto voce (1996), cuya actuación le mereció el premio Cóndor de Plata a la mejor actriz de reparto. En 2010 protagonizó la obra Las chicas del calendario en teatro La Comedia.

“Nadie decide nada en la vida, se nace. Yo nací para actriz, por eso en el discurso de agradecimiento del premio dije que esa necesidad venía desde el vientre de mi mamá. Y después de ese comienzo todo es trabajo. Agradezco la ayuda de mi familia, que respetó mis tiempos y mis silencios. Incluso, fueron ellos los que me ayudaron monetariamente cuando no estuve bien. Hubo un respaldo muy fuerte tanto para Mimí como para mí. Por eso los premios que me dieron los defiendo con uñas y dientes”, señalo.

“Yo hice mi vida como quise y como pude. Creo que lo más valioso fue que supe manejar los tiempos, porque el que maneja los tiempos maneja la vida. Ahora estoy feliz por lo que me pasa hoy, no le echo la culpa a nadie por no tener hijos, ni familia, me hago cargo de todo y lo asumo. No tomo pastillas a la noche para dormir en paz”, cerró.