Mujica, el último héroe al cine

Jueves 3 de abril de 2014  

El cineasta serbio Emir Kusturica ya está en Montevideo, Uruguay para filmar su documental sobre el presidente de Uruguay José Mujica, a quien considera el "último héroe"."Estoy bastante interesado en la historia de la lucha de América Latina y estoy muy feliz de estar en un país donde las viejas ideas, idealistas y utópicas, están funcionando de alguna manera".

Kusturica filma un documental

"Es uno de los pocos, si no el único presidente, que podemos llamar un héroe hoy, alguien que vivió la vida de un revolucionario y se trasformó en un presidente inteligente", comentó el autor de "Underground", "Tiempo de gitanos" y "Maradona por Kusturica".

El también cantautor y músico en esta etapa prevé permanecer cuatro días en Uruguay pero volverá otras veces cuando Mujica tenga tiempo para rodar. Sobre Mujica dijo que encontró un presidente de izquierdista, reconocido internacionalmente como el “presidente más pobre del mundo” por su austero modo de vida y sus peculiares y desenfadadas maneras de manejarse en esa torre ejecutiva”.

“Es el ultimo héroe que acepto como un héroe en el mundo de la política. De él escuché una explicación fresca de lo que creo. Es extremadamente inteligente y rápido. Un hombre que cree en las ideas y en que necesitamos un nuevo mundo. El mundo de hoy no puede quedarse como hace 300 años, tiene que cambiar”, dijo Kusturica a la prensa uruguaya.

El documental se viene rodando desde finales del año pasado. Comenzará con los últimos días de Mujica como presidente, mandato que terminará el 1 de marzo de 2015, y que de allí irá recorriendo la vida del ex guerrillero tupamaro, de 78 años.

Mujica pasó varios años en prisión por su lucha armada, la mayoría durante la dictadura uruguaya (1973-1985). Vive actualmente en una humilde chacra (granja) a las afueras de Montevideo junto a su esposa, la senadora Lucía Topolansky, quien pertenece, como él, al Frente Amplio (FA, izquierda). El gobernante dona cerca del 90 % de su sueldo presidencial, de unos 12.000 dólares mensuales (unos 9.300 dólares), a la construcción de viviendas sociales.