El guionista y director Gustavo Taretto estrena en los cines del país “Las Insoladas”. Su cámara se enfoca en seis mujeres en una terraza, un lugar muy particular del paisaje urbano porteño.

por

Mujeres en bikini bajo el Sol

Viernes 19 de septiembre de 2014  |  Video  

El guionista y director Gustavo Taretto, quien hace tres años sorprendió con “Medianeras”, estrena en los cines del país “Las Insoladas”. Esta vez encuadró su cámara en una terraza, un lugar muy particular del paisaje urbano porteño. El eje es la historia de seis mujeres argentinas con edades más o menos pareja y vidas algo aburridas que corren detrás de un sueño.

Son seis mujeres, Luisana Lopilato, Carla Peterson, Violeta Urtizberea, Marina Bellati, Maricel Alvarez y Elisa Carricajo que hacen historia. Son amigas, comparten clases de salsa y el sueño de viajar a Cuba de vacaciones, que coinciden el último y más caluroso sábado de diciembre de 1995 en la terraza de un edificio del microcentro porteño, antes del concurso en el que esa misma noche pondrán a prueba su destreza como bailarinas.

En una larga tarde hasta el anochecer exponen sus angustias inocentes, sus deseos y sus esperanzas, en bikini, intercambiando anécdotas, exponiendo, además, sus personalidades, su sensibilidad frente al devenir del tiempo, luchando contra la soledad y la rutina que las agobia.

Taretto explica que este abordaje sobre lo femenino que transcurre en una terraza como un espacio que al mismo tiempo está y no está en la ciudad. Esas chicas lo que intentan es pasar un día al sol como si fuese en el Caribe, el nivel de abstracción tiene que ser mayor y la terraza es un lugar en el que si miran para arriba al menos no ven la ciudad.

“Una de las claves para la idea de "Las insoladas" era que yo trabajaba en un piso 15 del microcentro, y tenía un ventanal enorme: me pasaba horas y horas del día observando lo que sucedía en otras terrazas. O eran chicas tomando sol o antenitas del cable, que en ese entonces estaba de moda”.

El filme muestra a seis mujeres todo el tiempo y toda la película en bikini. “Todas las chicas consideraron esto a la hora de aceptar a la hora de hacer este filme. Obviamente desconocían qué relación podía tener la cámara con la bikini. Fue lo desafiante pero lo que más les interesó fue el tema de la película”, señala Taretto.

“Son compañeras de las clases de salsa y no del secundario o vecinas del barrio, completamente distintas entre sí. No quería que ninguno de los personajes fuera llevando la historia a su lugar. Era un elenco heterogéneo que debía encontrar un punto en común, que cada una debía abandonar su zona de confort. Y diferentes en varios sentidos, con experiencias diferentes”, concluye.