"Momento de baja en el folclor"

Sábado 14 de enero de 2012  

El pianista y compositor cordobés Manolo Juárez, promotor de formas estilísticas y armónicas que cambiaron el folclor, afirmó que en los festivales “al público le dan mercadería en mal estado” y sostuvo que las fronteras estéticas del género “no pueden estar delimitadas por las peñas”. En una reciente entrevista afirmó que éste es un momento de baja para el folclor. Pero no por eso a la música argentina merece que la maltraten.

Respecto a lo que pasa en los festivales apunta “no es porque el folclor tradicional sea mercadería en mal estado, pues allí está Atahualpa Yupanqui, por ejemplo. Pero sí hay muchas cosas de bajo nivel”, expresó Juárez en diálogo con Télam.

Con 74 años y figura trascendente de la música de raíz folclórica como parte de un movimiento que comprendió a Eduardo Lagos, Dino Saluzzi y Chango Farías Gómez, entre otros exponentes, Juárez volvió a realizar presentaciones en Buenos Aires.

Juárez no toca seguido por la falta de pianos en el país. “Si me das un buen piano no sólo toco sino que también les barro la vereda”, dijo. Por eso estuvo más de dos años sin presentaciones en público. Hace unos meses volvió a escena con nueva formación. Dice que dejó por la falta de ámbitos apropiados para tocar y afirmó que su música no es adecuada para todos los espacios.

“Al folclor tradicional lo toco dormido y con guantes de boxeo, pero con mi música yo busco otro tipo de expresión. No digo que sea mejor, pero es diferente. Hay muchos folcloristas que no me gusta lo que tocan, porque me cansa escuchar siempre lo mismo.

“A mí -agrega- me invitaron dos veces de Cosquín y no quise ir. Porque lo mío no tiene nada que ver con eso. No puede funcionar ahí. La frontera estética del folclor no puede estar delimitada por una peña”. “Un ejemplo -señala- es lo que le pasó a Dino Saluzzi en su propia tierra (silvado y abucheado el año pasado en la Serenata a Cafayate). Lo volvieron loco”, criticó.

“No puede ir a un lugar donde se piensa de otra manera. Y eso que la música que hace Dino, cuando se asume como negro, cuando toca su música, te parte el cerebro. Es algo que no puede hacer nadie más. El folclor argentino tiene muchos regionalismos, muchas músicas, lo que nos falta es un (Johann) Bach, un (Manuel) De Falla, que una todo”.

De los artistas contemporáneos que según él transitan una búsqueda o por la evolución sugiere: “Me gusta mucho Lilián Saba, el Negro (Carlos) Aguirre; Andrés Beeuwsaert, que parece un pianista brasileño, y lo digo a modo de elogio; y en el universo del tango a Pablo Agri, los hermanos Grecco (Emiliano y Lautaro).

“De todos modos creo que entre los autores hay una carencia. Se fueron tipos como Ariel Ramírez, Gustavo Leguizamón, Ayahualpa Yupanqui, Manuel Castilla, Eladia Blázquez. Es un momento de baja. Pero no por eso la música argentina merece que la maltraten".

  • Fuente: Telam