Mónico Saravia en la memoria

Lunes 4 de febrero de 2013  

Al cumplirse el quinto aniversario del fallecimiento del destacado poeta y compositor, Dr. Abel Mónico Saravia, ayer se concretó un homenaje con un festival folclórico realizado en el anfiteatro “Eduardo Falú”. El reconocimiento a su vida y a su extensa obra, de significativa trascendencia en el folclore nacional, fue organizado por familiares y amigos con el apoyo del Gobierno de la Ciudad de Salta, con acceso libre y gratuito.

Tributo folclórico

El autor de “La Cerrillana”, tuvo su homenaje con la proyección de un video de 10 minutos de duración sobre la vida y la obra artística y también sobre su desempeño profesional en el ámbito judicial de nuestra provincia. El acto contó con la presencia del intendente Miguel Isa quien se refirió al poeta y dio apertura al festival.

Actuaron Los Sauzales, Ecos del Tiempo, Félix Saravia y Ricardo Aré, Los del Portezuelo, el cuerpo de danza de la Agrupación Tradicionalista Gauchos de Güemes, Los Orejanos, José Cafrune, el bagualero Vázquez; Mariano Coll Mónico, Los Ceibales, Josué Escudero, los Hnos. Villa acompañados de la danza de Patricia y Lito Argañaráz, Sangre Gaucha, Pitín Zalazar y Paola Arias, entre otros.

Abel Segundo Mónico Saravia nació en Salta en 1928. Cursó sus estudios secundarios en el Colegio Nacional, para luego graduarse de abogado y doctor en leyes en la Universidad de La Plata. Ya de regreso en sus pagos ejerció diversos cargos públicos, como el de fiscal de Estado, secretario y ministro de la Corte de Justicia, además de diversos cargos académicos en la Universidad Católica de Salta.

Su obra poética se basa fundamentalmente en la música. En prosa, cultiva los géneros del cuento y el relato. Su producción de canciones supera los 300 temas, muchos de las cuales fueron grabados por grandes intérpretes de nuestro país. Entre ellos destacan Horacio Guaraní, Los Chalchaleros y Los Fronterizos. Sus composiciones más conocidas son: “La cerrillana”, “Velay no sé” y “Prenda robada”. Fue distinguido en Tarija (Bolivia) como ciudadano ilustre, al igual que en Metán (Salta). Falleció el 4 febrero de 2008.