Mirá el video que emociona al mundo. Se titula “Cuerdas” y es el corto ganador del Goya al Mejor Corto de Animación.

por

Mirá el corto ganador del “Goya”

Sábado 22 de febrero de 2014  |  Video  

Mirá el video que emociona al mundo. Se titula “Cuerdas” y es el corto ganador del Goya al Mejor Corto de Animación. Esta conmovedora historia de un orfanato en el que traban amistad dos niños muy especiales ha sido vista más de 600.000 veces en tres días.

El contador de visitas sigue aumentando y con él los mensajes de agradecimientos y los piropos a la pequeña gran historia de Pedro Solís (Barcelona, 1968), quien ya había ganado otro Goya en la misma categoría, en 2011 por La Bruxa. Además, ha sido director de producción en la película animada Tadeo Jones y está vinculado a la industria del videojuego.

Sus editores anuncian que están trabajando “para que Cuerdas llegue a todos los rincones del planeta: centros culturales, colegios, muestras de cortos, etc. Y cuando esté disponible en nuestra plataforma lo sabréis a través de nuestra web y redes sociales”.

Es un éxito amargo para Solís, que creó Cuerdas inspirado por sus hijos, Alejandra y Nicolás. “El tener un Goya no ayuda a una familia como la mía. Al final cada uno le tiene que limpiar el culete a su hijo con 20 años y ahí no hay nadie para ayudarte”, añadió, lamentando además que “iba a comprar una silla nueva para mi hijo y ya no vamos a poder comprarla”. Esas sillas pueden llegar a costar varios miles de euros.

En 10 minutos, Cuerdas consigue emocionar con la amistad entre dos niños, uno de ellos con parálisis cerebral. “Algo que deberían ver todos los niños, y adultos”, apunta un usuario. “Es lo más hermoso que he visto, y más cuando uno de mis hijos padece una enfermedad rara. A mi hija y a mi nos ha emocionado verlo pues mi hija es como Maria con mi hijo”, escribe otra en los comentarios de YouTube.

Con este emocionante discurso recibió Pedro Solís su Goya por Cuerdas: “Se lo dedico a tres personas muy especiales. A mi hija Alejandra. Gracias, hija, por inspirarme esta historia. A mi hijo Nicolás, porque ojalá nunca me hubieras inspirado esta historia. Y te lo dedico a ti, Lola, por todo lo que no has llorado delante de mí”.