Los artistas de las listas negras

Jueves 7 de noviembre de 2013  

Las “listas negras” que había confeccionado la última dictadura militar, estaban llenas de nombres de artistas de todas las especialidades, periodistas, pensadores, psicólogos, psicoanalistas, médicos y, por supuesto, de líderes y dirigentes políticos que por aquellos años desafiaron, de una u otra manera, al poder dictatorial.

En esa lista, que dio a conocer el Ministerio de Defensa, a través de su titular, Agustín Rossi, figuraban los nombres de reconocidas personalidades o de simples trabajadores de las ideas, a quienes o se los encarcelaba o se los perseguía o, como mínimo, se les permitía seguir con sus oficios siempre y cuando contaran con la autorización de determinados organismos de inteligencia a los cuales, en la mayoría de los casos, los incluidos en las “listas negras” se negaban a acudir por lo que trataban de dejar el país como fuera posible.

Entre los nombres reconocidos, figuran Norma Aleandro, Emilio Alfaro, Héctor Alterio, Osvaldo Bayer, Luis Brandoni, Norman Briski, Julio Cortázar, Roberto Cossa, Eva Giberti, Horacio Guaraní, Víctor Heredia, Federico Luppi, Osvaldo Pugliese, Rodolfo Puigróss, Marilina Ross, Mercedes Sosa y María Helena Walsh, Rogelio García Luppo, grupos folklóricos como Los Trovadores, el Grupo Vocal Argentino o Los Arroyeños, además de una larga lista de periodistas, conductores radiales y televisivos o locutores.

Los nombres eran clasificados “de acuerdo al grado de peligrosidad” y en esos documentos (unos 1.500 hallados en el edificio Cóndor) se precisaba que no debían ser divulgados “ni a los causantes ni a terceros” y ordenaban que debían “ser incinerados”.

Personalidades de Salta y Jujuy

En esas “listas negras”, estaban los nombres de destacadas figuras de las provincias de Salta y Jujuy e incluso, algunos de ellos, estuvieron en la cárcel tras el golpe militar del 24 de marzo de 1976.

Entre algunos de esos nombres figuraban los del poeta, periodista y escritor Raúl Aráoz Anzoátegui; el poeta y creador de la nueva canción latinoamericana Jaime Dávalos; el periodista Luis Victorio Giacosa, padre del exdiputado Luis Giacosa y abuelo del actual legislador Guido Giacosa; el periodista jujeño Juan Guillermo Gonza, actual director del semanario Nueva Propuesta de Salta, quien permaneció varios meses preso duran te la dictadura; el pintor Osvaldo Juane, uno de los más destacados plásticos y muralistas locales; el periodista y poeta Milenko Jurcich; el arreglador y cantante César Isella, y el profesor Rubén Álvarez, quien después cayó muerto en el ataque al Regimiento La Tablada, el 23 de enero de 1989.

También figuraban, en esas “listas negras”, el escritor y poeta jujeño Jorge Calvetti, que presidió la Academia Argentina de Letras ya en plena democracia y el escritor Andrés Fidalgo cuyo nombre no estaba en esa lista pero fue detenido y su domicilio allanado por las fuerzas de seguridad, destrozando una importante biblioteca que el escritor tenía en su casa de Ciudad de Nieva. Al recuperarse la democracia, Fidalgo fue liberado.

En otros casos, si bien no se incluían algunos nombres en esos documentos, sí se prohibía, en el caso de músicos y compositores, la difusión de sus obras, como era el caso de Gustavo “Cuchi” Leguizamón, Manuel J. Castilla, Ariel Petrocelli o el Dúo Salteño, entre otros, o se hacían seguimientos y vigilancia sobre algunos periodistas, como fue el caso de Rubén Gómez, protegido por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Refugiados (ACNUR), quien fue secuestrado en 1978 aunque apareció con vida pocos después y se exilió en Bégica.