Día de liberación de libros

Jueves 11 de septiembre de 2014  

El Día de la Bibliodiversidad se celebrará el domingo 21 de septiembre en todo el país con la apuesta de poner en primera plana al libro y a la lectura, una jornada que incluirá la convocatoria a nivel mundial de liberación de libro, con la consigna de que los lectores se despojen de algunos de aquellos ejemplares que atesoran sus bibliotecas y los pongan en circulación en el espacio público.

En Salta la Coordinación General de Bibliotecas y Archivos convocó a la comunidad a sumarse a la III Edición de la Liberación de Libros en diferentes puntos de la Provincia. Se pide que particulares, empresas, instituciones, editoriales y librerías que acerquen al Complejo de Av. Belgrano 1002, libros en buenas condiciones.

Al igual que en la biblioteca salteña, numerosas instituciones del país se sumarán a la propuesta, y no sólo de Argentina, sino también del mundo: en Chile, Perú y Colombia, por nombrar sólo algunos de los países que celebran este día con la intención de que se convierta en una fecha de carácter internacional.

La esencia que engloba al Día de la Bibliodiversidad es que las personas liberen sus libros en cualquier sitio para que otras lo encuentren y circulen así de mano en mano. La premisa es despojarse de un libro y dejarlo en un lugar público para que lo disfrute otro lector.

El llamado a la liberación de libros, a través de una fuerte convocatoria en redes sociales, invita también a las personas a que antes de dejar ese libro en algún espacio público escriba un mensaje en las primeras hojas para el futuro lector y escriba también sobre esta fecha para seguir difundiendola.

Esta fecha fue propuesta por un grupo de editores reunidos en la Alianza Internacional de Editores Independientes, compuesta por 80 sellos y colectivos de 45 países, cuya primera celebración tuvo lugar el 21 de septiembre de 2010 en Argentina, Chile, Colombia, México y Tenerife (España) y con los años se extendió a Sudáfrica, India, Turquía, Madagascar y Australia, entre otros países.

La bibliodiversidad -la diversidad cultural aplicada al mundo del libro- tiene como principios "promover la libertad, la multiplicidad de libros, editores y publicaciones en todo el mundo; que existan más ideas y autores, que se le pueda dar un poco de energía a todo lo que es la edición independiente, escapando un poco a los grandes monstruos editoriales", contó Marquine.

El proyecto para que la bibliodiversidad tenga su día internacional está en trámite en la Organización de las Naciones Unidas para convertir al 21 de setiembre en un día universal. Este día se festeja también la llegada de la Primavera y con ella el renacer.

En la Biblioteca Provincial o en cualquier otro punto del globo, el Día de la Bibliodiversidad espera tomar su empujón e instalarse como una fecha de encuentro del compartir, ocasional, público y desinteresado, y poner en escena al libro y la lectura en todo el mundo.