Liberación y siembra de libros

Jueves 17 de septiembre de 2015  

La Coordinación General de Bibliotecas y Archivos se suma a la Liberación mundial de libros el próximo lunes 21 de septiembre, a las 11. Desde las veredas de la intersección Belgrano y Sarmiento, se liberarán más de cien títulos con el propósito de difundir el placer de leer al encontrarse con un libro.

Cosecha de lectores en Salta

Este año se suma también a la propuesta, el grupo de estudiantes avanzadas de la carrera de psicopedagogía del Instituto Jean Piaget, quienes realizarán la liberación en el Centro de Educación Especial N.° 9004, en articulación con la Escuela Agrícola, lugar donde se encuentran realizando sus prácticas profesionales.

Salta se adhirió a esta idea a partir del 2013, y logró intervenir en algunos espacios públicos de nuestra ciudad y del interior, como ser la Terminal de Ómnibus, la plazoleta Cuatro Siglos, la Peatonal Alberdi, la Plaza 9 de Julio, la cima del cerro San Bernardo; los barrios Santa Cecilia, Solidaridad, Norte Grande; y las localidades de Aguaray, Salvador Mazza, Tartagal, Campo Quijano, La Silleta, Rosario de Lerma, Oran, Las Lajitas, Campo Santo, General Güemes entre otros.

El espíritu de la liberación es "sembrar" (dejar) un libro en un espacio público (plaza, mercado, bar, transporte público, cine, museo, colegio, etc...). Pueden participar de la propuesta todos aquellos que lo deseen liberando un libro el próximo 21 de septiembre de 2015 en el lugar donde vivan o se encuentren en ese momento.

Para participar, se debe dejar un libro en un espacio público con una dedicatoria en una de sus páginas que indique que el libro forma parte de "El Club de los Libros Perdidos". Que es de quien lo encuentre pero que al finalizar su lectura deberá ser liberado, para que pueda ser disfrutado por otras personas nuevamente. El día y el lugar donde fue liberado, así en cada siembra será posible saber por dónde ha viajado.

Las “siembras de libros” se puede hace en cualquier lugar. No se necesita más que un libro y la voluntad de regalarlo a alguien que no se conoce. Un simple libro viejo y empolvado que quizás uno no recuerda que tiene en la biblioteca puede despertar en quienes lo encuentren, las ansias de lectura.