“Las Putas de San Julián”

Jueves 30 de octubre de 2014  

El Teatro Nacional Cervantes trae a Salta la obra teatral que reivindica las voces de las mujeres del ayer y del hoy en la pieza “Las Putas de San Julián”, cuyo autor y protagonista es el escritor e historiador Osvaldo Bayer (La Patagonia Rebelde). En nuestra ciudad subirá a escena el próximo sábado 8 de noviembre a las 20, en el Salón Auditorium (Avda. Belgrano 1349).

Teatro con texto y actuación
de Osvaldo Bayer

La obra recupera la historia de cinco mujeres de un prostíbulo de San Julián, provincia de Santa Cruz, que mostraron su fortaleza al enfrentar desde lo que puede pensarse como debilidad física y social, lo que consideró una injusticia.
El episodio histórico que Osvaldo Bayer registró en “La Patagonia rebelde”, en una pieza que tiene al propio Bayer en escena. Es una versión libre de Rubén Mosquera (también director de la puesta). Recrean la historia de unas mujeres heroicas, los actores: Lucio Cerdá, Mercedes Ferrería, Marina Focante, Luciana Forero, Hilario Laffitte, Maite Mosquera, Pablo Palavecino, Sergio Pascual, Daniela Salerno, Alejandra Shanahan, Analía Slonimsky y Laura Wich, quienes componen el elenco junto a Osvaldo Bayer.

El hecho que refiere Bayer en el Capítulo XV del tomo II de “La Patagonia rebelde” ocurrió el 17 de febrero de 1922 durante la denominada “Patagonia trágica” -cuando Hipólito Yrigoyen era presidente- y tuvo como protagonistas a cinco mujeres prostitutas o pupilas de cabaret que ofrecían sus virtudes en “La Catalana” de Puerto San Julián, en la provincia de Santa Cruz. Ese día se convirtieron en símbolo de resistencia frente al ejército, negándose a atender a quienes, con las manos manchadas de sangre buscaron sus servicios como premio y espacio de descanso luego de ejecutar y enterrar en fosas comunes a los peones y trabajadores en huelga.

JPEG - 144.7 KB

El mismo Osvaldo Bayer comparte escena con el numeroso elenco. A través de su memoria, de sus recuerdos, de los valores que lo sostuvieron ante la adversidad, el exilio y la muerte que lo rondaba de manera cierta, se desarrolla el relato.

“Encarnándose a sí mismo como personaje Bayer nos permite también homenajearlo, reconociéndole una vida dedicada a la recuperación de la historia, la reivindicación de los olvidados y vulnerados, y la lucha por los derechos humanos. Recuperar los hechos ocultos o ninguneados de esta historia nos da la oportunidad de reflexionar sobre nosotros mismos como colectivo social acerca de la vida, la valentía, la dignidad, el amor, contrapuestos a las más bajas vilezas, la infamia y la muerte”, señala su director Rubén Mosquera.