GUEMES

La fiesta de un millón de pesos

José Acho

Miércoles 20 de junio de 2012  

Con cierta justificación e incomodidad el Gobernador Juan Manuel Urtubey reconoció a la prensa en el acto central por el Día de la Bandera, solo una parte del costo total del espectáculo “3° Festival de la Patria Grande”. Dijo que los salteños pagaron 400 mil pesos por las actuaciones Axel y Jorge Rojas. Pero esa cifra se pagó solo en concepto estrictamente de cachet. Calchaquimix pudo averiguar que el costo total de la producción le costó al Estado salteño más de un millón de pesos, cifra que prácticamente duplica a la invertida el año pasado para este mismo festival.

Gasto público sin transparencia

Si la cifra de 400 mil pesos pagados solo en cachet para dos de los artistas de la decena que participó del festival sorprendió y generó polémica entre la gente, sobre si correspondía o no gastar semejante cantidad frente a las necesidades más acuciantes en viviendas, salud pública o en educación; la mayor inquietud está en la transparencia y aspectos legales del manejo de ese millonario fondo, cuyos intermediarios o producción general se sabe está ligada estrechamente a la hermana del gobernador.

La inquietud sobre el monto abonado a dos artistas fue aun mayor entre los pequeños productores locales de espectáculos que consultados por este medio, aseguraron que es llamativamente enorme diferencia del cachet normal que le cobran a un productor privado, respecto al que cobraron al Gobierno. Según las cifras oficiales que manejan los productores locales en el circuito artístico, el show de Axel sale alrededor de 50 mil pesos y el show de Jorge Rojas ronda los 100 mil pesos.

En los últimos años en materia de grandes espectáculos la plaza artística del Norte es muy requerida por el poder adquisitivo de un medio gráfico local y en especial una productora ligada a la familia del gobernador, convertido en promotor artístico, monopolizan y hacen valer sus contactos o poder político en la organización de espectáculos y gozan de beneficios y exenciones en costos de salas públicas, difusión y publicidad que no tiene el resto de los pequeños productores privados, convirtiéndose en una total competencia desleal.

Mientras por estos días algunos medios se ocupaban sobre si eran 40, 50 o 60 mil personas, la cantidad de gente que convocó el 3° Fiesta de la Patria Grande, el verdadero trasfondo es el destino y el manejo legal de recursos públicos millonarios que paga en concepto de producción y organización de espectáculos auspiciados, gratuitos o subsidiados por el Gobierno.

Si bien el gobernador Urtubey destacó que la importancia de este festejo por lo que configura la proyección turística de Salta y la figura del General Güemes, en los últimos años el Gobierno devino a productor de espectáculos cuya organización supone una millonaria erogación a través del Presupuesto provincial que debiera ser legal trasparente por la simple razón que, se hace con recursos que aportan los salteños.

Urtubey defendió, ante la requisitoria de la prensa, el pago de 400 mil pesos para Axel y Jorge Rojas. “Deberíamos invertir mucho más”, dijo. Y así fue, según los gastos anexos: pasajes aéreos, sonidos, iluminación, escenario, transmisión televisiva en vivo, publicidad, la cifra ascendió a más de un millón de pesos.

A la defensa del Gobernador por los gastos del festival se contrapone el supuesto desconocimiento (u ocultamiento) del propio Ministro de Gobierno Julio César Lutaif, de quienes son los productores y/o intermediarios; de cómo y a través de quien se negoció el pago del monto total del espectáculo. ¿Puede un Ministro no saber como se gastan los recursos públicos?

Sostuvo que la organización estuvo a cargo de la Comisión del Bicentenario que depende de su Ministerio, y curiosamente negó saber la parte y los términos de esa negociación y solo dijo que se supone “fue dentro del marco de la ley”, Lutaif dijo no saber si hubo un productor intermediario, solo estimó: “sería irregular que sea un funcionario público”.