La "Montaña paridora de agua"

Viernes 31 de julio de 2015  

Con un ritual por el Día de la Pachamama, que se celebra por primera vez en Cafayate donde habrá música, rituales y locro, el pintor y escultor Sacha Haro Galli inaugura el sábado 1 de agosto a las 11, en la ribera del río Chuscha de esa localidad, "El Monumento al Chuscha" con murales de 4x3 Mts, la que dará vida a su “Montaña paridora de agua”, pintura en cerámica de su autoría.

Monumento al Chuscha en Cafayate

El acto abierto para todo público con el ritual de ofrenda a la tierra, se concreta a través de la interacción entre la Dirección de Cultura de la Municipalidad de Cafayate, el Museo de la Vid y el C.I.C – Cafayate. Habrá música en vivo de artistas invitados como Mauricio Tiberi Rafael Bonorino y su Pututu, Ubaldo Diaz y el grupo de copleros del CIC, además se convidará locro pulsudo.

Sobre las motivaciones del monumento, Haro Galli dijo a Calchaquimix y Nuevo Diario, es por la importancia de identificarnos como comunidad con el nevado sagrado "Chuscha o Chujcha" (en quechua:"Cabellos") y su marco natural y cultural. También es por la poca utilización de la cerámica como material para realizar obras de arte en espacios públicos, sobre todo en una región muy destacada en el arte cerámico en la historia antigua y contemporánea”.

“Como objetivos pretendo promover el arte cerámico en otros formatos no tradicionales, como los murales, mosaicos y tiles, especialmente en espacios públicos abiertos, ya que la cerámica tiene mucha resistencia al aire libre. En el muro las piezas irán empotradas y los dibujos son a base de pigmentos y esmaltes especiales de alta temperatura que permiten aumentar la expresividad a través de colores indelebles y resistentes a la intemperie”, describió.

El proyecto se instala hoy en la ribera del Rio Chuscha, norte de la ciudad de Cafayate, donde la Municipalidad diseñó una plaza, con espacios verdes, juego para niños y salón de usos múltiples, espacios para espectáculos, ferias artesanales. En ese mismo lugar se tiene planeado también crear el "Paseo de la Costanera".

Haro Galli consideró que “nuestra región tiene raíces originarias en las culturas Diaguitas y Quechua-Aymara y actualmente en la zona hay un resurgimiento de la identidad pluricultural. El objetivo es revalorizar el cerro nevado más alto del departamento de Cafayate, considerado sagrado desde tiempos ancestrales”.

“Los incas lo utilizaron como santuario de altura, donde ofrendaron la llamada "Reina del Cerro" o "Momia de los Quilmes", vinculándola con la cosmovisión andina en la que la Montaña representa a la Pachamama”, agregó.

“El formato elegido es el mural sobre el monumento en el que se adherirán cerámicas baldozas hechas en arcilla con texturas y diseños en bajo y sobre relieve, pintadas con engobes y bizcochadas en horno a leña º900/1000 y luego parte de las piezas esmaltadas en horno a gas a ª1020/1040”, explicó.