Más humor político sobre tablas...

Domingo 23 de octubre de 2011  

La ironía, la acidez y la picardía convirtieron Martínez y el Senador en un clásico del humor salteño. La comedia es una mordaz caricatura que busca hacer realidad la esperanza con humor político sobre tablas. Convertida en Music Hall, “Delirio de una noche de Senado”, es la cuarta versión de esta serie que ya se estrenó con éxito. Ultmas funciones: jueves 27, viernes 28 y sábado 29 de octubre, a las 22, en la Sala “Express Arte” (Ameghino 755).

La comedia devuelve a la escena a dos personajes desopilantes personajes de la última década. El inefable “Martínez” (Oscar Muñoz) y el inescrupuloso “Senador Néstor Escalante Duva” (Danny Veleizán), es la “fórmula del humor” creada por Rafael Monti, y que sobrevivió a gobiernos, reelecciones, alianzas, coimas del Senado, candidatos varios y retornos nunca imaginados.

La pieza humorística del teatro salteño viene con un elenco renovado y contiene hasta un grupo de bailarines. Su puesta forma parte del 23º aniversario del Taller de Teatro Espacio dirigido por Rafael Monti. En los papeles protagónicos están Oscar Muñoz, Danny Veleizan, Alejandro

JPEG - 2.1 MB
Elenco de Delirio de una noche de Senado

Vieyra, Rodolfo Elbirt y Jorge Siles. La novedad de este año es la participación especial del grupo de danza “X-Centrics Dance Show” que dirige Laura Dip, con las bailarinas Andrea Cisneros, Belén Frau, Cecilia Sansó (foto arriba) y Jorge Liquín.

Con la dirección de Monti, a lo largo de una década, la comedia adquirió nombre propio. La serie comenzó “¿Qué cenamos… Senador?”, en el año 2001 y 2002, “Martínez & el Senador… La fórmula del humor” en el 2003 y “Martínez & el Senador… La política no se mancha” en el 2006 y este 2011 vuelve con “Delirio de una noche de senado”.

A las dos figuras protagónicas se suman nuevas figuras del teatro salteño. Así aparece el misterioso “Sr. El” (Alejandro Vieyra), el implacable Inspector Carlos Saúl Delgado (Rodolfo Elbirt) y su asistente (Jorge Siles). Todos en un entorno de enredos políticos de candente actualidad, condimentado con canciones y baile.