Filme tras los pasos de Menguele

Lunes 16 de septiembre de 2013  

La nueva película de Lucía Puenzo, "Wakolda", que tuvo su première mundial en el último Festival de Cannes iniciando un raid internacional que ahora la lleva a los certámenes de San Sebastián y Biarritz, se estrena el jueves 19 de setiembre en las salas de cine de la Argentina. El filme narra la relación de una familia que tiene una hija con problemas de crecimiento con un médico alemán en 1959, en el Sur argentino.

Estrenan en el país "Wakolda"

Protagonizada por Alex Brendemühl, Ana Pauls, la niña debutante Florencia Bado, Natalia Oreiro y Diego Peretti, junto a Elena Roger, Guillermo Pfening y Alan Daicz, el tercer largometraje de la hija de Luis Puenzo abreva en una novela propia publicada en 2011.

"La película habla de Josef Rudolf Mengele y de su paso por Bariloche. Este personaje es conocido como “El ángel de la muerte”, médico y antropólogo que se inició en la Juventud Hitleriana y terminó integrando las SS, criminal de guerra nazi, prófugo que se escondió en la Argentina, Paraguay y Brasil, donde murió en 1979, a los 67 años. La cinta transcurre básicamente en “un período de tiempo en el que justamente se le había perdido el rastro y nadie sabía dónde estaba. Porque a partir de la captura en Buenos Aires de Adolf Eichmann, Mengele escapó hacia el Paraguay", cuenta la directora.

Según explica Puenzo, Mengele "tenía una identidad falsa y se movía en Bariloche con total impunidad. La película habla justamente de un inmigrante alemán que llega a la ciudad y entabla una relación con una familia con la que se fascina porque tiene una madre de sangre alemana y un padre de sangre mestiza".

La historia nos lleva por varios senderos, por un lado el de la familia y en especial el de Eva que está a punto de dar a luz; el de Nora Eldoc, la aparente bibliotecaria que espía los movimientos de los nazis escondidos en la zona; y el de la relación que se establece entre Lilith y Mengele, uno fascinado por la otra y viceversa, en medio de un entorno germanófilo.

Con la imagen que se repite de un hidroavión saliendo y aterrizando en el Nahuel Huapi, la directora vuelve una y otra vez a la constante de que en ese lugar se escondieron nazis con la complicidad de lugareños (como ocurrió por ejemplo con Erich Priebke), que como se ve en una foto de la infancia de la protagonista hacían convivir banderas argentinas con otras nazis en las escuelas.

Puenzo explicó que la historia tiene puntos de contacto con la realidad, en especial con la historia de Josef Mengele, el siniestro médico nazi, metido en una historia a puertas cerradas dentro de otra mucho más grande, que le concierne al mundo, que es la del biólogo en busca de la "perfección", aquella pureza aria que enunciaba el Tercer Reich, que va y viene dentro de un mundo lleno de contradicciones, pasiones, verdades y mentiras.

La realizadora de "XXY" (2007) y "El niño pez" (2009), contó que “Brendemühl es perturbadoramente parecido a Mengele y algo que podía cambiar algunas cosas era si la filmábamos en Bariloche, y finalmente concluimos que era importante hacerlo en Bariloche y no en el sur de Chile, por ejemplo, porque Mengele había vivido allí esta historia, y cuando fuimos, vivimos en el mismo hotel que filmamos, algo que ayudó a generar el clima que necesitaba el rodaje”, asegura Puenzo.