Fanatismo por “Star Wars VII”

Jueves 17 de diciembre de 2015  

“Star Wars Episodio VII: el despertar de la fuerza”, es un capítulo más de la afamada saga y el primero no dirigido por George Lucas. Se presenta estéticamente fiel a sus predecesoras y trae como novedad la desaparición y consecuente rastreo del maestro Jedi, Luke Skywalker por parte de una resistencia dirigida por Leia, quien perdió el estatus de princesa. El esperado séptimo capítulo se estrenó con una multitud de fanáticos que se colmaron las salas de los complejos cinematográficos de todo el país.

Cuenta con la dirección de Jeffrey Jacob Abrams (creador de la serie "Lost" y director de filmes como “Viajes a las Estrellas” y “Misión Imposible III”, entre otras), además trae un nuevo personaje que lidera al Lado Oscuro: Kylo Ren (Adam Driver), el hijo de Han Solo (Harrison Ford) y Leia (Carrie Fisher).

La heroína de éste séptimo episodio es la huérfana y recolectora de chatarra Rey (Daisy Ridley), quien junto a Finn (John Boyega) un clon desertor, deben llevar el mapa a La Resistencia para encontrar a Luke, y lograr su regreso en pos de liderar a los jedis y enfrentar a la Primera Orden, comandada por Kylo Ren y el misterioso personaje animado Snoke.

La saga iniciada en 1977 es un clásico del cine, no sólo desde el punto de vista de los efectos especiales, sino también desde el plano argumental, llevando la tirantez judeocristiana entre el bien y el mal, existente en la literatura clásica y el arte en general, a un plano de ficción y futurismo pocas veces visto.

Uno de los temores que de antemano se podía tener sobre el abuso de la animación por sobre el trabajo artesanal del director de fotografía queda saldado, dejando los efectos especiales para los momentos exigidos, siendo esto otro punto de encuentro con las seis películas anteriores.

La actuación de Harrison Ford, una de las más esperadas, se mantiene en la línea imaginada, aunque con un personaje más maduro para ayudar a La Resistencia y que no muestra secuelas de la fractura de pierna que sufrió durante el rodaje y del posterior y terrible accidente que sufrió con su avión.

Para el final de la película, se dejaron algunos guiños hacia un público más joven, con referencias a “Game Of Thrones”, en la lucha entre Kylo Ren y Rey, y a “El Señor de Los Anillos”, con la protagonista escalando con un bastón de ayuda, al mejor estilo Frodo.