¿En el MAAM hay momias?

Martes 5 de enero de 2016  

En una nota de la sección viajes, el diario La Nación seleccionó al Museo Arqueológico de Alta Montaña (MAAM) de Salta, entre los cinco museos arqueológicos de América Latina junto a uno de México, dos de Perú y el Museo del Oro del Banco Central de Bogotá, Colombia, que tiene la mayor colección de piezas de ese metal precioso del continente.

El primero que nombra el autor del texto Pierre Dumas, es el MNA, Museo Nacional de Antropología de México ubicado en los bosques de Chapultepec, como el mayor de todos y el más visitado de todos los de su tipo en América Latina desde su apertura en 1964.

Luego figura el museo Larco de cerámicas y oro de Lima, que es una institución privada creada para conservar la inmensa colección de cerámicas y objetos que reunió Rafael Larco Herrera, un estanciero que estuvo entre los primeros en investigar y tratar de clasificar las distintas culturas del Perú precolombino y preincaico.

Niños congelados

En el tercer lugar de su lista figura el MAAM de Salta, al cual cataloga de forma discutible en toda la nota como “momias de alta montaña”; cuando en realidad para la ciencia son “Los Niños del Llullaillaco”, es decir los tres cuerpos hallados congelados naturalmente (sin ningún proceso de momificación) a una altura de 6.700 metros, hace más de 500 años por los antiguos incas.

El resto del texto detalla que es un museo que “nadie deja de visitar al recorrer el Noroeste”, pero el autor Pierre Dumas, insiste hasta el final en que son “cuerpos momificados”, lo que entre sólo la gente se podría considerar un error común.

Varias veces en su nota los describe como “las momias” o llama “cuerpos momificados de niños expuestos en cápsulas que recrean las condiciones climáticas de la cima del cerro”, según reza en su artículo del diario La Nación.

Ver también: Llullaillaco, la otra historia