José Acho

En busca una vigilia mejorada

Martes 24 de marzo de 2015  

Cuando la intermitente llovizna se puso molestosa, la multitud se desplazó en forma constante por el desarbolado Parque del Bicentenario. Un cálculo de concurrencia apunta a que fueron decenas de miles al Recital de la Memoria por la Verdad y la Justicia, en cuya irregular organización intervinieron tres ministerios tres del Gobierno de la de Salta, con fondos del Gobierno Nacional.

Recital por la Memoria en
el Parque del Bicentenario

El recital tuvo un objetivo que se cumplió a medias, con varias aristas organizativas y altibajos de comunicación, sobre todo en lo principal que era convocar y transmitir a las nuevas generaciones lo sucedido un 24 de marzo día del cruento golpe militar que cometió los más aberrantes delitos de lesa humanidad.

Los que fueron pudieron ver un escenario totalmente desprovisto de pantallas, de los auspicios del Gobierno Nacional, como de banners gigantes alusivos al suceso que se conmemoraba. A cambio se vio claramente en todo el predio la propaganda del Gobierno de Salta. Si pensaron que con la reiterativa y monótona locución era suficiente, los dos presentadores elegidos tampoco estuvieron a la altura ni con la información suficiente para trasmitir.

La parte artística fue algo mejor. Si bien no comunicaron a tiempo a los medios los horarios de actuación de cada grupo, La coordinación cumplió estrictamente con el horario de cada grupo de la grilla. Comenzó alrededor las 17 y no hubo mayor retraso que 15 o 20 minutos como mucho para concluir apenas pasadas la medianoche. Hubo velas y sentidas palabras del líder de la murga Yamandu Cardozo, pero faltó el Himno Nacional.

Afuera, la gente que venía a pie, en auto o buses desde el centro al Parque del Bicentenario por la Avda Bolivia, para cruzar era obligada a ir hasta la rotonda de ingreso a Ciudad Judicial. Los más molestos eran los que venían del Sur o de los barrios del frente al Parque. Ancianos y familias con niños que reclamaron la falta de una pasarella para cruzar la peligrosa avenida porque tenían que dar la vuelta casi dos kilómetros caminando para poder ingresar.

La jornada gris con llovizna frustró los intentos de pic.nic. La falta de arboleda para cubrirse también hizo desertar a muchos de ver lo mejor de la cartelera. Llegado el momento las agrupaciones musicales hicieron su trabajo. Por el escenario ubicado en el sector central del Parque pasaron danzas africanas, circo, arte callejero, los grupos La Forma, Adobe, el solista Matías Casasola, Carlos Barrabino y su grupo, Los Azotes, Salamandra 220, Apolo 4, la agrupación Canto 4, Los Rancheros y el esperado broche de oro final fue para la murga uruguaya “Agarrate Catalina”.

Con mucho menos público que al comienzo por las inclemencias del tiempo, la murga de 12 integrantes desplegó en una hora, parte de su consagrada obra “El Viaje”. A la propuesta musical, no le faltó la ironía, letras comprometidas, vestuario, maquillaje, y una puesta en escena dificultosa por lo pequeño escenario.

JPEG - 1.3 MB
La magia de la murga de los hermanos Cardozo (Clic para agradar)

El grupo liderado por Yamandú Cardozo, por esta vez contó esa noche con el aporte invalorable su histórico director Tabaré Cardozo, quien fue especialmente invitado a venir a Salta.

Los versos comprometidos de “La Catalina”, prendieron en el recital salteño de vigilia por el 24 de marzo, el primero que se hace en el país. El repertorio argumental de “El Viaje” no desentonó con la fecha conmemorativa. Trata sobre unos ancianos situados en un lugar indefinido que preparan su última partida hacia otro mundo. Está organizado en diferentes bloques, cada uno sobre un tema especial.

“Sera cuestión de tener el alma liviana y limpia. Entregados a nuestros huesos y a nuestras nostalgias, intactos nuestros sueños de alas, alguna ventana siempre abierta y estas ganas tremendas de estar bien vivo hasta la hora que nos toque comenzar el viaje...” dice una de sus estrofas.

“La batalla inútil contra el destino. Nada soy nada me quedó, mi pobreza ya me la gasté…”. “…Viaje que comienza viaje que termina en este tablado de la humanidad. Un camión que se va, la función, el final…”, así concluyen los últimos acortes del espectáculo, mientras una parte de la gente que se quedó hasta el final, se retira satisfecho, tras casi ocho horas que duró la vigilia.

  • José Acho
    Info@calchaquimix.com.ar