"El tango es un género vivo”

Lunes 28 de octubre de 2013  

Tanghetto, uno de los grupos pioneros en fusionar la música de Buenos Aires con sonidos electrónicos, viene a tocar a nuestra ciudad en el marco del ciclo “Cultura da la nota”, el miércoles 30 de octubre a las 21, en el Teatro Provincial de Salta. Como banda local invitada subirá también al escenario “La Discepolín”.

Recital de Tanguetto y La Disepolín

El nombre Tanghetto deriva de la unión de las palabras “tango” y “ghetto”, referido a las “pequeñas argentinas” que surgieron en el exterior después de la diáspora. Primero de la dictadura en los 70s y después de los exiliados económicos después de la crisis del 2001.

Según contó Max Masri, el líder de la banda, la idea del nombre “vino de una experiencia en Alemania, en una residencia de estudiantes, donde vi como argentinos exiliados se unían a escuchar música argentina, como Piazzolla o Mercedes Sosa y a tomar mate. Me llamó la atención esta necesidad que tenían de aferrarse a la cultura argentina debido a la distancia. Estos son los “ghettos del tango”. En este lugar a veces se mezclaba el tango con la electrónica de los alemanes, lo cual fue la semilla de la idea del grupo y de nuestro primer disco “Emigrante” (2003).

En cuanto a lo electrónico de su tango Diego Velázquez dijo que “es un sonido de nuestra generación. Por lo tanto es algo espontáneo. Esto se debe al hecho de que ambos lenguajes están muy arraigados en nosotros. El tango que suena desde que uno nace, como parte del soundtrack urbano”.

Reconocieron que su camino por la electrónica hoy es más aceptado. “La mayoría de las críticas las recibió Astor Piazzolla por todos nosotros ya en los 60s y 70s. Sin embargo, no es lo mismo ahora que hace diez anos. Cuando grabábamos “Emigrante” estábamos haciendo algo realmente muy loco y original. Lo bueno es que lo nuestro fue aceptado más rápido que lo de Astor, a quien incluso después de muerto siguieron criticando”.

El grupo son asiduos candidatos a los Grammy Latinos, han llegado a lo más alto, disco de Oro, de Platino. Prácticamente han conquistado varios continentes pero dicen que aun le queda muchos lugares del mundo que recorrer. “Ha sido así en los últimos 11 años de nuestras vidas, un constante vivir experiencias diferentes, fuera de lo común. Esa es la mejor recompensa de nuestra carrera”.

También aseveraron que “el tango parecía estar muerto hace 20 años, pero ahora está reviviendo con mucha fuerza y sigue expandiéndose por todo el mundo. Hay muchas creaciones nuevas y no solo la repetición de los mismos clásicos de los 40s, lo que es esencial para que un género musical se pueda considerar vivo”.

Tanguetto tiene grabado cinco álbumes de estudio (todos ellos platino u oro en Argentina), un DVD en vivo, un disco doble en vivo, bandas de sonido, tres nominaciones y un Premio Gardel de la Música en el 2009, dos nominaciones al Latin Grammy, y de haber mostrado su música en más de 20 países del mundo.

La banda liderada por Max Masri festejó hace poco sus 10 años de vida con el lanzamiento el doble álbum “Vivo”, registrado en 10 distintas ciudades del mundo a lo largo de los últimos cinco años.

En cuanto al grupo salteño invitado “La Discepolín”, es un cuarteto de tango integrado por Flavio Mastronardi en violín; Juan Ignacio Sáenz en Violín y guitarra; Fernando Calleja en piano y Ángel Lapadula en contrabajo. A ellos se suma Pablo Ibarra, el cantante del grupo.