"El rock lo impregna todo..."

Lunes 23 de enero de 2012  

El guitarrista tucumano Juan Falú, uno de los mayores valores que mostrará este año el Festival Nacional de Folclor de Cosquín, aseguró que el tradicional encuentro musical experimentó "un viraje estético cuando menos lo sospechaba". Opinó que "el rock a veces impregna todo. Yo no tengo vergüenza de expresar el amor por cantarle a la tierra", disparó.

Juan Falú opina sobre Cosquín

“Después de una larga ausencia, me volvieron a convocar a Cosquín hace cinco años (en 2007). Cuando menos lo sospechaba, percibí que se experimentaba un viraje y que el festival se abría a nuevas líneas artísticas", expresó Falú en diálogo con Télam.

"A partir de entonces conquisté un espacio y vengo todos los años a defenderlo", agregó. Con 63 años y una dilatada carrera como guitarrista, compositor y docente, Falú volverá al escenario Atahualpa Yupanqui, en la Plaza Próspero Molina de la localidad cordobesa de Cosquín, la noche del miércoles 25 de enero.

“En aquel 2007, cuando fui convocado, también programaron al Dúo Salteño, Jorge Fandermole, Juan Quintero, Opus Cuatro.... Algo estaba cambiando. Se abría el festival a otras sensibilidades", rememoró. Falú consideró que aquel giro se consolidó en los últimos años y aseveró que ese "espacio conquistado" es lo que "saldrá a defender" en esta nueva edición de Cosquín.

Falú determina lo que va a tocar en el momento exacto en sale al escenario. “En ese momento se puede palpar el silencio que tiene un valor en el marco de un festival. Si se percibe, entonces uno tiene abiertas opciones más interesantes porque en general las elecciones estéticas que más me gustan van por el lado de los temas más lentos”.

Desde su perspectiva de impulsor y programador de un festival como Guitarras del mundo observa el trabajo que se hace en Cosquín. “Claro que uno programaría a artistas como el “Negro” (Carlos) Aguirre, Lilián Saba y tantos músicos extraordinarios que quizá no son tan conocidos. Recuerdo que los festivales de los 60 se armaban alrededor de las delegaciones, las estampas provinciales, y eso después se cambió por un criterio más mercantilista. A mí me gustaba y creo que hay algún retorno hacia esa concepción”.

Lo que diferencia a Cosquín de otros festivales del folclor asegura que es la avidez del público por buscar las expresiones de nuestra tierra.

“Es una búsqueda que hay que respetar en una sociedad que está tan “rockizada” (sic). El rock a veces impregna todo; las músicas de las películas, las novelas, los jingles, los programas deportivos. Yo no tengo vergüenza de expresar el amor por cantarle a la tierra aunque alguno pueda pensar que esta es una expresión conservadora”, concluyó.

  • Fuente: Télam