El folclor pierde al Yuyo Montes

José Acho

Miércoles 7 de enero de 2015  

Murió el miércoles 7 de enero en su casa de villa San Luis, camino a Campo Quijano a los 65 años, el compositor, músico, poeta y cantante salteño conocido como Yuyo Montes, nacido el 15 de octubre 1950. Luchaba hace varios años contra un cáncer de estómago que lo tenía “arrumbado entre la clínica a la casa, de la oscuridad a la penumbra”, pero aun así se nunca dejó de escribir y convertirse en unos de los más prolíficos autores salteños.

Músico compositor,
poeta y cantante salteño

Su deceso desata un inmenso dolor en el ambiente del folclor nacional como se puede ver en su cuenta de Facebook, que tiene ya cientos de cometarios de pesar por su muerte de parte de sus miles de seguidores en todo el país.

Oscar Alfredo Salomón, tal era su nombre verdadero, fue cantor, compositor, autor de innumerable temas que resultaron relevantes para el folclor salteño, como “Juan de la calle”, “Juicio de amor”, “Del gris al azul”, “Lagrimitas”, “La de Rojitas”, entre muchas más. De la mano de sus inspiradas canciones contribuyó al éxito de Los Nocheros, Luciano Pereyra, El Chaqueño Palavecino, Raúl Palma y otros intérpretes.

Otros de sus temas más conocidos fueron “Las Moras”, “En suspenso”, “Al rojo vivo”, “Nadie lo sabe”, “Razones de un piquetero”, son sólo algunas de las tantas creaciones del prolífico autor salteño que componía a diario y publicaba sus letras en su pagina personal.

La historia folclórica salteña cuenta que Yuyo Montes junto a “La Moro” cambiaron el tono poético del folclor con sus letras ardientes compuestas para Los Nocheros. Sus temas fueron fundamentales para el suceso del cuarteto. En su primer y exitoso CD, el conjunto incluyó ocho temas suyos, y desde entonces hasta la actualidad se pueden contar por decenas los folcloristas que grabaron sus composiciones.

JPEG - 124.2 KB
El Yuyo Montes con el Chaqueño (clic para agrandar)

Ultimamente también componía canciones a pedido para los más recientes discos del Chaqueño Palavecino. De esta época una de las que obtuvo más promoción fue la canción “Dale Chino”, sobre la cual el Yuyo dijo “Tanto al Chaqueño como a mí nos gusta el deporte de los puños y por eso esta cumbia para el Chino Maidana con el deseo del mayor de los éxitos”, aseveró.

En setiembre, en uno de los últimos contactos con Calchaquimix y Nuevo Diario, confesó que estaba atravesando un delicado estado de salud que lo tenía recluido en su casa de Campo Quijano, con altas y bajas, hacía varios meses. Contó que no la estaba pasando muy bien y últimamente “a la vida la venía pedaleando en subida”. Sabía que su gente lo extrañaba y cada vez que podía los tranquilizaba escribiendo y mostrándose feliz en cuenta de Facebook, pero íntimamente decía que “el silencio cada día lo abraza más”.

El Yuyo peleó hasta el último día cuerpo a cuerpo a una enfermedad que lo tenía según declaró a este medio: “arrumbado entre la clínica a la casa, de la oscuridad a la penumbra, pero aún así, con toda mi talega de optimismo, pude componer el “Dale Chino” y asociarme a la interpretación de mi amigo el Chaqueño Palavecino, al acordeón de Tito Amante y otros músicos talentosos salteños y santafesinos”, dijo con optimismo sin igual.

JPEG - 94.5 KB
El Yuyo entre las razones de su vida (clic para agrandar)

Su labor últimamente fue hacer saber a sus seguidores y amigos que tenía que sincerarse y cada vez que podía reafirmaba con pesar que ese cáncer de estómago que padecía le deje terminar alguno de los proyectos que nunca lo abandonaba, como por ejemplo componer un poema o una canción para “sus amigos de la vida y para la vida”, porque sabía que en algún momento tenía que despedirse. Su pedido constante era “siempre estoy y estaré con ustedes desde este presente hasta la eternidad futura”, exclamó.

El popular Yuyo murió donde consideraba era su lugar en el mundo rodeado de sus familiares. Donde también en los últimos años le puso letra a los temas que hoy canta en todos los festivales el Chaqueño Palavecino.