FOLCLORE

El cantor de copla "entonada"

José Acho

Sábado 26 de abril de 2014  

Se congregaron más de diez mil personas y como todo festival folclórico de larga duración tuvo entre la noche del viernes y madrugada del sábado, no menos de diez horas de música y canto. Fue incesante el desfile de folcloristas salteños que le cantaron a Salta por sus 432 años, en el evento organizado por la Municipalidad de Salta.

Se desarrolló en el predio que nació con el “Fogón de los Trabajadores”. Hoy convertido en un pintoresco el anfiteatro “Eduardo Falú”, fue el escenario a cielo abierto indicado para albergar hasta diez mil personas, pero sobrepasó holgadamente ese número y cada rincón se colmó de gente incansable y dispuesta a celebrar sin horarios.

En el extenso y multitudinario festival folclórico, cada conjunto o solista cantó de tres a seis temas. Contrario a lo que decía el programa (a las 1.30, cierra el festival con la figura del Chaqueño), como es tradición no se cumplió, y el festejo se extendió hasta cerca de las cinco de la madrugada.

Pasaron por el imponente escenario todos los ritmos colores folclóricos. La gente comió en el patio, tomó, bailó, cantó y aplaudió en ese orden. Cada uno de los cantantes cumplió su rol tradicional según lo esperado. Vivaron a Pancho Figueroa y Polo Román con sus reminiscencias Chalchaleras y escucharon las propuestas de las chicas de “Son Ellas”; Gustavo Córdoba; Pujllay; Kmila Reinoso; TucányChaya; Los Peñeros; Yako Huayra; Siempre Salta y Marcela Ceballos, Los Sauzales, Paola Arias, Pintín Salazar.

Pasadas las 3 am del sábado, luego de casi dos horas de espera tras bambalinas matizadas con “vinito”, el Chaqueño subió finalmente al escenario en medio de estruendosos fuegos artificiales. Acompañado de su banda de 11 músicos, sin mediar saludo arrancó cantando, sin parar más que para tomar algo. Estaba alegre, “entonado”, no precisamente en su canto, donde desafina a menudo, sino por los sucesivos brindis por la noche de cumpleaños de Salta. Salud!

Para despedirse, por su estado, puso tu habitual nota de color gris al cierre del festival. Varias fans que subieron a besarlo y abrazarlo, con su tono gauchesco los trató de “cornudos/as” y hasta tuvo un desplante con Paola Arias, a quien a viva voz la invitó a subir al escenario para cerrar su actuación con una “salteñada”.

A esa hora ya no estaba. Y se mandó su copla "entonada":“que lástima” que no esté, ella tiene una voz… mejor dicho dos grandes voces (haciendo gesto con sus manos abiertas en relación a sus pechos), pero bueno se fue porque tiene un marido celoso”. Cantó sus últimas temas y el Chaqueño se despidió, pero solo hasta el próximo sábado en Cerrillos, para el Festival de la Zamba.

  • José Acho, periodista