El Yuyo Montes sin complejos

José Acho

Viernes 9 de enero de 2015  

El autor de “Las Moras”, “En suspenso”, “Al rojo vivo”, “La Serenateña”, “Del gris al azul”, “Con el alma”, “Al rojo vivo”, “El teorema”, entre muchos otros temas en setiembre tuvo una última charla con Calchaquimix. Sobre distintos aspecto de la vida dejo sus visión reflexiva cuando sabía que atravesaba un momento de “altas y bajas” en su salud. Contó que “a la vida la venía pedaleando en subida”. Como sabía que su gente lo extrañaba cuando podía. los tranquilizaba escribiendo sus reflexiones e intentando mostrarse feliz.

Sus pensamientos sobre la vida
y la muerte, la fama y el éxito

La partida del autor y cantor popular Oscar “Yuyo” Montes dejó huérfano al género folclórico nacional. Murió a la edad de 65 años, el miércoles 7 de enero en su casa de villa San Luis y el jueves 8 de enero sus restos fueron velados y sepultados en medio del dolor de centenares de personas que acompañaron hasta su última morada.

Parte de su legado cancionero está publicado en su blog y dejó también sus poemas en su cuenta de Facebook. Allí volcaba sus reflexiones deseos y rogaba que su cáncer de estómago que lo tenía a maltraer, le deje terminar sus proyectos.

“Amigas, amigos, a pesar de todo tengo ganas de seguir escribiendo. Mirando allá lejos, hace un tiempo atrás, la agonía de un eucaliptus plateado, pensé para mis adentros: voy a resucitar como él, voy a reverdecer... Y le encontré una metáfora a todo este dolor y le encontré un sentido a la angustia”.

“Creo que ha llegado el día, ese día en que se me cansó el ángel, al igual que a mi madre. Quizá me deba despedir de ustedes. Pero la poesía y la música no se mueren conmigo ni se morirán nunca, deben continuar vivas, de pie para alegrar el alma, para aromar la vida de las mujeres y de los hombres que sueñan con un mundo mejor”.

El cantautor no le huía al tema de la muerte y se refería a ella sin complejos:

"La muerte es un medio por el cual Dios
nos comunica que nos hicimos
acreedores a un merecido ascenso”

El notable compositor de la nada construyó un imperio de felicidad y de éxito en su vida. Pero tenía muy claro el concepto sobre la fama. “Es totalmente antagónica de lo que es el éxito”. Se puede ser tristemente famoso, pero no existen los tristemente exitosos. La fama es ficticia, prestada y, a veces, se es famoso y nunca exitoso”.

“El éxito es un bálsamo que nos aroma desde adentro hacia afuera, en la casa, con los hijos, en el trabajo, en los oficios y en las vocaciones que ejercemos, pero la fama no es ni por cerca la que nos colma el alma... es más probable que lo deje hueco y vacío al hombre”.

El Yuyo se fue pero dejó todo un legado en canciones póstumas lista para ver la luz, sobre la fama, el éxito, el amor, la vida y también sobre la cama donde esperó paciente su partida. Al respecto escribió: “La cama es un puerto donde nace la vida y estación donde se espera la muerte”.

Sus conceptos reflexivos

Oscar “Yuyo” Montes rescató en sus últimos días algunas de sus sencillas reflexiones que escribió hacía un tiempo. “Fue cuando era un ‘linyera cósmico’ y residía en Córdoba, hoy las exhumé del arcón de los recuerdos y me dio mucha alegría releerlas, por eso quiero compartirlas con ustedes, amigas y amigos queridos”.

  • Arte: Cualidad con la que nacen muy pocos elegidos para regocijo de nuestro espíritu. En el caso de los cantores y guitarreros, se mide en los kilómetros de cuerdas que consume una guitarra en manos de una quimera.
  • Poeta: Predicador en el desierto, exiliado permanente en el país de los vagabundos, alguien que ante la incredulidad de los demás, presiente que hay un mundo mejor más allá de lo visible y de lo palpable. Comúnmente sus éxitos no son atribuidos a su talento, sino más bien a un golpe de suerte.
  • Músico: Según la intolerancia: vago cosmopolita, practicante de ruidos molestos, por lo cual es erradicado permanentemente de los lugares donde pretende habitar. Cuando su esfuerzo se ve coronado de gloria, sus antiguos detractores le entregan las llaves de una ciudad.
  • Canción: Instrumento evangelizador para la prédica, donde cada autor refleja la pobreza o la riqueza de su conciencia.
  • Voz: Sonido que emitimos en un acto de confianza interior.
  • Traumatólogo: Titiritero de los huesos.
  • Amor: Estado del alma que reconoce y respeta la libertad de los demás. El que ama no se adueña de nadie y pertenece a todos. El amor es un sol interior que solamente encontraremos elevándonos por encima de las nubes del egoísmo.
  • Vida: Instante decisivo en el que un vendedor de sueños te ofrece la oportunidad de comprar sin dinero el Paraíso o el Infierno.
  • Cama: Nido con cuerpo de madera y corazón de estopa en donde la gente trabajadora repone energías la mitad de su existencia. Purgatorio de las travesuras de la niñez.
  • Puerto donde nace la vida y estación donde se espera la muerte. Posada preferida por el holgazán para vivir generalmente gordo y con buena salud. Santuario de las lágrimas ante la impotencia. Campo donde libran sus batallas el odio y el amor.
  • Lugar en donde mueren las apariencias ante la realidad de los olores íntimos.
  • Juzgado de la familia en donde las parejas inteligentes arreglan sus problemas personales sin costo alguno y mucho antes que en cualquier Tribunal del Estado.
  • Espacio cómodo para dos que, a veces, disfruta más un tercero. Paraíso donde nos sentimos un Adán y esperamos que la mejor Eva nos ofrezca una manzana.

José Acho
info@calchaquimix.com.ar