Dos coreografías de excelencia

Silvia Alday

Lunes 9 de julio de 2012  

La Gala Patriótica en homenaje el 9 de julio “Declaración de la independencia”, organizada por el Ministerio de Turismo y Cultura de la Provincia los días 7 y 8 de julio, ofreció un doble programa del magnífico compositor ruso Igor Stravinsky y dos nóveles propuestas coreográficas de creadores argentinos contemporáneos: “Pulcinella” de Alejandro Cervera, y “Pájaro de Fuego” de Jorge Amarante, con la participación de la Orquesta Sinfónica de Salta y el Ballet de la Provincia de Salta, cantantes líricos, actores y bailarines invitados.

Obras de Stravinsky en la Gala Patriótica

Lejos estoy de ser una especialista en música (aunque sí una amante de ella y en particular de Stravinsky en sus distintas etapas creativas), por lo que sólo me referiré a lo que es mi “metier”, la danza y la coreografía.

“Pulcinella”: Frescura y sencillez, con ribetes de virtuosismo en algunos roles masculinos, caracteriza la coreografía de Cervera, de neto estilo neoclásico. Pero, su propuesta, a mi parecer, es una puesta de multilenguaje artísticos, en que se amalgama ajustadamente la danza, la música, el canto y la actuación.

Gran habilidad en el manejo espacial, su coreografía se esparce por todos los resquicios del escenario apoyada por sencillos elementos escenográficos, grandes globos inflables blancos, que movilizan liviana, ágil y simpáticamente los figurantes.

JPEG - 40.3 KB
Ballet de la Provincia (clic para agrandar)

Con rápidos cambios de estos decorados móviles, el espacio toma diversas formas que permite al coreógrafo jugar, en las partes grupales, con las más variada figuras geométricas: líneas, filas, serpenteos, zigzags, círculos. Asimismo, las dimensiones de estos elementos otorgan sensación de mayor altura y profundidad al escenario donde evolucionan bailarines, actores y cantantes.

Historias de encuentros, desencuentros, amoríos, engaños, pero sobre todo el buen humor y la alegría priman en los solos, dúos y grupales que se suceden en la coreografía que reflejan fielmente esos personajes de la “Comedia del Arte” del siglo XVI, con un final “forte” con toda la compañía danzando al unísono, recordándome a los finales
fokinianos, de Príncipe Igor o Sheherazade.

El músico, bailarín y actor, se yerguen dentro del Cervera coreógrafo, quien con destreza y en dosis exactas, fusiona el lenguaje visual (danza, teatro, plástica) y sonoro (música, canto), en lo que considero un concepto muy particular de sus creaciones y puestas; casi diría una obra operística que combina la música, literatura (poseía y lírica), la actuación, la danza, la escenografía, iluminación, vestuario y maquillaje.

“El Pájaro de Fuego”: De tono más grave, una coreografía más compleja y por momentos sumamente exigentes en habilidades técnicas e interpretativas, también de estilo neoclásico, es el sello de la obra del meticuloso y talentoso Jorge Amarante, joven coreógrafo que va recogiendo éxitos y reconocimientos a nivel nacional e internacional.

El coreógrafo despoja al cuento folklórico ruso (argumento del ballet) de lo pesado y barroco de otrora puestas internacionales, vistiendo a los personajes con una visión moderna, mixturando colores pasteles (príncipe, princesa, doncellas), con otros fuertes y bien definidos (rojo fuego para el jilguero, morado y lilas para el malvado Kastchei y su séquito), lo necesariamente sintético como para dar a cada de uno de ellos la esencia de cada rol.

De la coreografía debe destacarse la exquisita hechura de los solos del pájaro de fuego “-el jilguero- que a veces con movimiento ondulantes, otros vibratorios, otros golpeados, exigen de la bailarina principal, dominio de la técnica clásica y contemporánea.

JPEG - 55.8 KB
Saludo final (clic para agrandar)

Asimismo, el difícil dúo del jilguero y el príncipe, que requiere no solo control y destreza técnica, sino una ajustada coordinación de la pareja en las levantadas, portees y complejas figuras que tan originalmente componen el maravilloso dúo coreográfico.

Simples y usuales elementos escenográficos existentes en cualquier teatro que se precie de tal, unos pocos practicable distribuidos en forma de una pirámide trunca y dos de cuartos de telones negros, convierten al escenario en uno de dos dimensiones, donde pueden evolucionar los bailarines en forma simultánea, a distintos niveles y con distintas intenciones, sin que por ello se afecte la inteligibilidad del libreto coreográfico.

La modernidad de la obra se plasma en originales elementos decorativos que van apareciendo: el árbol de “manzanas de oro” que nace desde el “cielo”, cuatro columpios colgados con sogas donde se sientan las doncellas, todo ello a distintos niveles y compaginados con una planta de luces que pasa de un ambiente cálido y afable, a uno frío y temible en solo milésimas de segundo.

Por fin, esa misma disposición cuasi piramidal permite un final al mejor estilo apoteótico de las bodas de los grandes clásicos del repertorio universal.

Dos excelentes propuestas que el público salteño aplaudió calurosamente, y que pudieron apreciarse gracias a las adecuadas interpretaciones de la Orquesta Sinfónica y del Ballet de la Provincia de Salta.

  • Dra./Prof. Silvia Alday.
    Especial para Calchaquimix
  • Gala Patriótica en conmemoración de la Declaración de la Independencia. Sábado 7 y domingo 8 de Julio de 2012. Teatro Provincial de Salta. Participación especial de los solistas líricos María Goso (soprano), Carlos Ullán (tenor) y Federico Finocchiaro (barítono).
    Dirección del Ballet de la Provincia Leandro Regueiro. Orquesta Sinfónica dirigida por Jorge Lhez y Yeny Delgado. Coreografía de “Pulcinella”, Alejandro Cervera. Coreografía de “El Pájaro de Fuego” de Jorge Amarante
    .