Documental ricotero en la Web

Sábado 6 de julio de 2013  

“Queríamos terminar con algunos prejuicios sobre el Indio Solari”, dijo Julio Leiva realizador del documental que será estrenado el martes 9 de julio a las 13, en la página multimedia de Vórterix. Luego estará disponible para verlo en forma libre en la Web. Leiva hace su debut como director con este audiovisual que relata de manera organizada todo lo que genera un recital del ex cantante ricotero donde quiera que vaya. En este caso las imágenes fueron tomadas en la ciudad de Tandil, donde tocó por segunda vez como solista el 3 de diciembre de 2011.

Todos esos actores sociales están contenidos en la película, que cuenta con testimonios de fanáticos, puesteros, lugareños, más algunas voces externas como las de Mario Pergolini, Lalo Mir, Gonzalo Bonadeo y el poeta Camilo Blajaquis. “La idea básica era reflejar aquello que la histeria de los medios impide mostrar: ese fenómeno único que se genera cada vez que el Indio visita algún lugar del país”, expone el director.

“Piedra que late” se centra no en el concierto en sí, sino en su periferia donde se concentran miles de seguidores de todo el país, el recibimiento del lugar y el montaje de una ciudad paralela en pos de abastecer a esa población nómade. “Fuimos a los camping, a hoteles, restaurantes, charlamos con los puesteros, con la gente del lugar y hasta con una pareja de jubilados que había ido a pasar el fin de semana sin saber que había un recital tan grande”.

La intención del documental es terminar con “algunos prejuicios” que existen en torno a las presentaciones del ex cantante de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. “En el conjunto de las visiones, tal vez la gente se reconozca en algunas”, expresó Leiva, quien además puntualizó que el show del Indio genera un montón de otras cosas, que van desde “una excusa” para juntarse con amigos hasta una reunión familiar.

“Piedra que late” es un proyecto documental artesanal llevado adelante por Leiva, junto con Maximiliano Díaz como realizador; Andrés Gericke, en la cámara; Alfredo Ávalos, como productor; y Carlos Sanfelippo, en la producción ejecutiva.