Día de las bibliotecas populares

Sábado 27 de septiembre de 2014  

Sostenidos por la Ley 419 que creó la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares Conabip), estos espacios nacidos como sitios de lectura y de libros que luego se resignificaron para convertirse en encuentros comunitarios, festejan su día el domingo 28 de setiembre en todo el territorio argentino con actividades que una vez más, como desde hace 144 años, apuestan por el cruce directo con las manifestaciones sociales y culturales.

En Salta la Biblioteca Popular “Juan Carlos Davalos” de la en la Plaza Gurruchaga (10 de Octubre entre San Juan y San Luis), festeja su día con un el festival “Primavera, en familia con música y lectura”, este año en el mes aniversario de sus “Bodas de Oro”. El domingo desde las 9 a las 20, talleres de lectura, payasos para niños, teatro, batucadas, comidas regionales, murgas, comparsas y un espectáculo musical con Willy Campero, la Banda del Cara i`Charqui, Los del Paseo, Camilo, Hugo Cardozo, Leo Tejerina y muchos más.

De sur a norte, de este a oeste, el domingo se celebra el Día Federal de las Bibliotecas Populares -originalmente es el 23 de septiembre pero se mueve de acuerdo al fin de semana más próximo-, una fecha que invita a las dos mil bibliotecas desplegadas por todos los rincones del país (en cada localidad hay por lo menos una ya sea popular, pública o privada) a un verdadero festejo a nivel nacional.

Unas 500 ya aseguraron que se suman en sus sedes o al aire libre con actividades varias, que van desde lecturas públicas, charlas, espectáculos, música, intercambio de libros hasta suelta de barriletes. "Es un día festivo, las bibliotecas están haciendo esfuerzos, convocatorias, para celebrarlo con sus comunidades", dijo a Télam Ángela Signes, presidenta de la Conabip.

Este año, el Día Federal de las Bibliotecas Populares tomó envión con una mayor visibilidad pública para que la gente vuelva a las bibliotecas, "esta convocatoria nacional las revitaliza", aseguró Signes, al tiempo que destacó que "participan con mucha alegría" porque estas invitaciones motivan a que "que haya más socios, y se acerquen niños, jóvenes y adultos".

En algunos casos funcionan como el único punto de encuentro en el barrio, casi como centros culturales o sitios de reunión para debatir estrategias sociales, en otros son emblemas urbanos que atesoran libros inhallables, sin embargo en toda esa diversidad, las bibliotecas populares comparten ser asociaciones civiles autónomas creadas por iniciativa de un grupo de vecinos, que en su conjunto, nucleadas por Conabip desde hace 144 años, se integran en una red federal.

La Conabip nació en 1870 con la ley 419, "Sarmiento trajo la idea a semejanza de las bibliotecas públicas de Estados Unidos pero como él había tenido su propia experiencia en el tema y había antecedentes de bibliotecas socialistas o particulares que la abrían al público, incorporó una propuesta reformulada de apoyo a las asociaciones civiles que tuvieran función de biblioteca", contó.

Por todo ello, de Norte a Sur, desde la Puna hasta Tierra del Fuego, las bibliotecas populares merecen que en su día se las celebre en todo el país, no sólo porque cumplen un rol fundamental de difusión y promoción de la lectura, sino, sobre todo, por su carácter de integrador social y cultural.