X CENTRICS DANCE

Destape y deseo Sexy, Sexy

José Acho

Jueves 4 de octubre de 2012  

Es hora que como espectadores dejemos de subestimar el trabajo de los artistas salteños en teatro y danza y veamos producciones hechas en casa. El Music Hall “Sexy, Sexy Desire”, puede ser un comienzo indicado para apreciar el destape artístico y sexual con buen gusto, como así también el sacrificio por ofrecer un buen producto, lo que nos permitirá despejar prejuicios varios relacionados con la temática y la producción artística salteña.

Deseo y satisfacción cumplido

  • “Sexy Sexy Desire”, espectáculo de viarieté. Realización: Grupo X Centrics Dance Show. Idea y dirección general Laura Dip. Dirección actoral Danny Veleizán. Estreno jueves 20 de setiembre en la Fundación Salta. 16 cuadros en dos partes. 11 Bailarines en escena. Reposiciones el 22, 28 y 29 de setiembre jueves 4 y última función sábado 6 octubre, a las 22. (Despedida con descuento $60, entrada general).

“Sexy, Sexy Desire”, en su armado y la jugada temática del espectáculo es el destape en varios sentidos, y esta relación no es caprichosa. La dupla Laura Dip (danza) y Danny Veleizán (teatro) combinaron esfuerzos y lograron un efectivo resultado en el vasto horizonte de las fantasías y los deseos.

JPEG - 1.3 MB
(clic para agrandar)

Lo hicieron con notable cuidado en todos los detalles. Las coreografías de danza son fuertes apuestas en la temática musical y argumental y en el juego de los deseos más diversos: “Calor”, “Pasión”, “Prisión, “Sentirte especial”, “Observándote”, “Enciente mi fuego”, “Tómalo todo”, algunos de un total de 16 buenos cuadros pensados en un plano de igualdad de géneros (hombre y mujer), que exorciza lo femenino como objeto y fuente única del placer.

El trabajo conjunto para la producción de “X Centrics Dance Show”, consolida la idea, la estética y realización -ya delineada en el primer “Sexy Sexy” (2010)- en una lograda segunda parte dos años después. Además apuntala a “Sexy, Sexy” como una fuente de deseos y fantasías. Para que este nuevo producto salga redondo, se nota un mayor cuidado en la selección del elenco, la composición actoral, el diseño del catálogo, la escenografía, la iluminación, el vestuario, etc.

El destape se materializa en la percepción de las fantasías y la dualidad deseo-satisfacción, está cumplida. Puedo decir que uno percibe la realización del deseo como acción específica y sentir que se suprime esa tensión que produce el flujo de necesidades. La satisfacción está unida al despliegue de sonidos sensuales e imágenes disparadas desde el escenario con la dosis justa de provocación para activar el deseo. Así el acto reflejo se desencadena inevitablemente…

En la búsqueda de satisfacción, quizás el espectador acude a la convocatoria con prejuicios, subestimación o llega con una premisa negadora. Pero una vez que el show comienza se sumerge o si se deja absorber por lo que transcurre en las diferentes escenas, y por su efectividad puede salir con la percepción satisfecha y lo único que alguna manera puede temer (si está solo) que esa percepción sea demasiado intensa.

JPEG - 376.5 KB
(clic para agrandar)

El varieté “Sexy Sexy Desire” está compuesto por 16 cuadros fuertes en su conjunto, donde la intimidad de las fantasías personales queda así expuesta sin límites. Cada uno contiene un relato irónico, de a ratos cómico, desenfrenado, y sobre todo, en el campo de los deseos sexuales, desprejuiciado sobre la diversidad de las preferencias y el plexo de las relaciones hombre/mujer.

El único límite a no cruzar es el mal gusto. Los cuadros están montados con efectividad con la experiencia profesional de las directoras de las coreografías Andrea Cisneros, Ileana Ramírez y Laura Dip con partes de fuerte contenido, basado en la diversidad de las preferencias sexuales. Las coreografías están bailadas, dibujadas o insinuadas con final feliz, inesperado o insólito; lejano a lo burdo, como un plato fuerte, caliente, exquisito y excitante.

La clave de este show jugado desafiante, intenso y de provocación constante, vino de la mano de Danny Veleizán, un actor y director actoral notable. El supo transmitir en cada uno de los bailarines/as, la teatralidad con cierto grado de expresión, sobre la temática de las fantasías, fuente del deseo para la búsqueda de la satisfacción real.

De hecho, la platea premió esa conjunción –teatro y danza- con sostenidos aplausos y bravos al final de cada arriesgada propuesta como micro relato actoral del abanico de preferencias masculino/femenino. Cabe destacar la entrega y ductilidad corporal de las/los bailarines que logran que cada coreografía fluya con naturalidad para que el disfrute sea ida y vuelta y dos veces sexy. Recomendado.

  • José Acho, periodista de espectáculos.
    info@calchaquimix.com.ar