Debatirán sobre Cultura y Etica

Lunes 7 de abril de 2014  

Con un panel y en el marco de las primeras jornadas, se debatirá sobre cultura y ética, bajo el título “De la crisis de valores a la cultura ética”.

La propuesta será discutir sobre una serie de conceptos, denuncias e interrogantes para dar base a una estrategia de superación, buscar “un paradigma” para un cambio en una sociedad en crisis.

Un principio de solución al problema consistente en la carencia de una cultura general integral de valores para enfrentar tiempos donde la deshumanización es una característica constante.

Las jornadas tendrán lugar el jueves 10 de abril en la sede de Pro Cultura Salta (Mitre 331), con entrada libre y gratuita. Se entregarán certificados de participación. Comenzarán a las 10, con una mesa conformada por Felipe Medina, Federico Nuñez Burgos, Ernesto Bisceglia, Carlos Colmenares y Leonardo Strejilevich.

Una segunda mesa panel se desarrollará a partir de las 18.30, con Virginia Galindez – Patricia Francica, Mario Vázquez y Armando Pérez de Nucci. La coordinación general de ambos paneles estará a cargo de José de Guardia de Ponté

Los organizadores se afirma que la ética aplicada constituye una de las áreas más prolíficas y actuales de nuestro tiempo ya que se aplica en las áreas de la sociedad donde es necesario determinar las acciones correctas.

Ámbitos como la bioética, la ética empresarial, la ética ambiental, la ética legal, la ingeniería ética, la ética de la comunicación, la ética del ciberespacio, etc. Éstos y muchos otros ámbitos, donde se lleva a cabo un intento de tratar con problemas éticos que surgen en la vida cotidiana, constituyen el objeto de estudio de la ética aplicada.

Dentro de la acción cultural vemos situaciones éticamente cuestionables en particular cuando esa acción está relacionada con los intereses políticos, económicos e ideológicos.

Ante estos fenómenos, acentuados y multiplicados con la expansión de la industria turística, que va re-significando los entornos sociales y culturales con el paso de los años, deberíamos plantearnos el establecer un sistema de pensamiento ético que reflexione primero sobre estas y otras cuestiones, para luego desarrollar acciones que minimice los impactos que esto genera en el patrimonio cultural y en la identidad de los pueblos.

Para reducir la frecuencia y gravedad de estos problemas se debatirán los siguientes puntos:

1 Como se puede comunicar claramente las normas éticas que rigen a la cultura y su accionar.

2 Se puede crear un consejo o comité de Etica Cultural o Culturética que tenga la capacidad de análisis así como de ser autoridad para responder a quejas e indagaciones.

3 Es posible una Autoridad de aplicación que exprese reconocimiento a la conducta ética extraordinaria y actuar con decisión en las violaciones a la ética.