Condena por Facundo Cabral

Viernes 8 de abril de 2016  

El costarricense Alejandro Jiménez, alias "El Palidejo", considerado autor intelectual del crimen del músico argentino Facundo Cabral, perpetrado el 9 de julio de 2011 en Guatemala, fue sentenciado el jueves último a cumplir 50 años de prisión por la Justicia criminal guatemalteca. La condena es 30 años por el delito de asesinato de Cabral y otros 20 años por la tentativa de asesinato del empresario Henry Fariña.

En Guatemala condenan a 50 años
al autor intelectual del crimen

De acuerdo con la Justicia el costarricense fue el autor intelectual del crimen que, sin embargo, no estaba dirigido contra Cabral sino contra el empresario nicaragüense Fariña, que viajaba con el trovador en el vehículo atacado a tiros en una calle céntrica de Ciudad de Guatemala, el 9 de julio de 2011. El artista tenía 74 años.

Fariña cumple ahora en Nicaragua una pena de 18 años de cárcel por narcotráfico, lavado de dinero y asociación ilícita, aunque en 2012 fue condenado a 30 años de prisión, pero dos años después los tribunales le rebajaron la pena. También fueron condenados ayer como autores del ataque Elgin Enrique Vargas Hernández (53 años) Wilfred Allan Stokes Arnold (53), Juan Hernández Sánchez (50) y Audelino García Lima (50).

Facundo Cabral que se inició con el nombre artístico El Indio Gasparino, se consagró en 1970 con la canción "No soy de aquí ni soy de allá" y supo tejer alrededor de sí una suerte de mitología. Trovador y trotamundos antes que cualquier otra cosa, Cabral visitó y actuó en 165 países, con conciertos en lugares como el Lincoln Center de Nueva York, la Catedral de Toledo y el Palacio de Bellas Artes en la Ciudad de México.

El cantautor, que tocó con músicos como Julio Iglesias, Neil Diamond, Mercedes Sosa y Dino Saluzzi, entre muchos otros, conformó una dupla particularmente exitosa con Alberto Cortez, con quien grabó tres discos y giró a lo largo de cuatro años con el espectáculo "Lo Cortez no quita lo Cabral".

Facundo Cabral editó a lo largo de su carrera decenas de discos como "Cabralgando", "Pateando tachos", "Entre Dios y el diablo", "El mundo estaba bastante tranquilo cuando yo nací" y "Recuerdos de oro", y escribió los libros "Salmos", "Borges y yo", "Ayer soñé que podía y hoy puedo", y el "Cuaderno de Facundo", entre otros.