Cuerpos artísticos no tan estables

Concursos, falencias y demoras

José Acho

Martes 28 de marzo de 2017  

La cultura oficial parece haber perdido su rumbo. A las problemática de sus arcas vacías, se suma la pérdida de dirección y objetivos. La estructura de los 5 cuerpos artísticos estables, columna vertebral de la Cultura salteña, bajo la dirección de Sergio Bravo y Jorge Lhez, se debilita por falencias organizativas.

El Instituto de Música y Danza (IMD), que preside Sergio Bravo a esta altura del año 2017, tiene en marcha el proceso de concursos de directores del Ballet Clásico, el Ballet Folclórico y la Orquesta Sinfónica de Salta, y de la Orquesta Sinfónica infantil y juvenil, es todo un dato.

Son señales claras de los problemas estructurales y organizativos que padece la cultura oficial que depende de Mariano Ovejero, Ministro de Cultura y Turismo de la Provincia. La mitad del año está casi encima y el IMD da muestras de las dificultades resolver problemáticas como resultado de las carencia financiera que atraviesa.

Por estos días todavía están en proceso los concursos para directores del Ballet Clásico y Folclórico. En tanto el concurso para director de la Orquesta Sinfónica se lanza este año, pero su lanzamiento también está en veremos. La dirección orquestal si bien no está acéfala, porque está a carco como director interino Jorge Lhez. La OSS viene funcionando así, hace casi dos años, tras la escandalosa renuncia de la directora francesa.

Los datos obtenidos por Nuevo Diario, para este informe dan cuenta de la problematica real, las demoras y falencias en la instrumentación en los concursos, en cuya concreción tiene mucho que ver Lhez como director artístico. Por ejemplo, la prórroga de último momento en el concurso del ballet clásico, por el error no haber difundido la convocatoria internacional.

En los últimos tiempos en el seño cultural muy cuestionado el trabajo organizativo del Instituto de Música y Danza (IMD) que casi nunca se reúne. Y cuando lo hace, no hay más de tres de sus miembros en el mejor de los casos, de los casi quince directivos que la integran.

Las miradas apuntan a la inacción de Sergio Bravo en el IMD y también a la gestión del maestro Jorge Lhez como actual director artístico de los cuerpos artísticos estables. En la interna, a Lhez se le atribuye que sus funciones abarcan mucho más de lo que le corresponde.

Uno de sus últimos logros obtenidos por sus contactos o llegada a los altos funcionarios del Grand Bourg, es haberse hecho nombrar por decreto como jurado en los concursos de los ballets, clásico y folclórico, en los cuales no tiene la idoneidad, más allá del decreto firmado por Urtubey.

Consultado por Calchaquimix , Lhez niega que su participación como jurado tenga que ver con la parte técnica. Pero el descontento interno existe, y viene a raíz del poder que tiene dentro del concurso para decidir sobre la elección de un director u otro. También porque en el documento constitutivo del IMD, no existe el cargo de Director Artístico que hoy ostenta por un decreto.

Lhez justificó su participación afirmando "que para eso está el director artístico en el IMD. Para coordinar las actividades y proyectos de todos y cuidar lo que se ha logrado”. Asimismo niega cualquier manipulación en el concurso “porque hay otros jurados también…”, justifica.

Lo cierto es que el poder dentro del Instituto de Música y Danza, Jorge Lhez, creció mucho en los últimos tiempos a base su estrecha relación con Carlos Parodi y el propio Juan Manuel Urtubey. También tendría mucho que ver la ausencia marcada de Claudio García Bez, que por alguna razón hoy no tiene participación en el IMD.

No obstante por la inacción u omisión, las fallas y/o demoras de los concursos, recae en su presidente Sergio Bravo, del cual muchos comentan que su función pasó a segundo plano.

Los concursos son convocados por el Ministerio de Cultura y Turismo de Salta. El cargo de Director artístico del Ballet de la Provincia de Salta todavía está en proceso.

El cierre de inscripción es el martes 28 de marzo, pero por la prórroga internacional de último momento puede tardar mas. Para este cargo se habrían presentado cuatro candidatos nacionales y locales, pero falta los que resulten de la convocatoria internacional.

Lo mismo ocurre en el concurso público para la cobertura del cargo de director artístico del Ballet Folclórico de la Provincia “Gral. Martín Miguel de Güemes”, cuyo cierre operó el 21 de marzo y por estos días se trabaja en la selección de antecedentes y oposición. Entre los postulares están: Lito Luna, el actual director que volvió a presentarse y el ex director Roberto Lazo Jiménez que renovó su postulación este año.

A este proceso se suma también el concurso de bailarines, cuyas pruebas de baile se realizarán recién el 3,4 y 5 de abril del año. El plantel tiene que renovarse y con todo estos trámites, todo hace pensar que la cultura oficial estará comenzando a mover su pesada estructura burocrática a mediados de año.

Este año también se hace el concurso como director de la Orquesta Sinfónica de Salta, que ya tuvo un fracaso operativo el año pasado. Abril está encima y el concurso aun no fue lanzado. Jorge Lhez, quien está a cargo de la dirección hasta tanto se resuelva lo del concurso, confirmó a Calchaquimix que no será jurado en este tema.

Dijo también que la programación de la temporada 2017 ya está lista, aunque todavía no está publicada en la página web oficial de Cultura Salta, donde aun figura publicada la programación de 2016.

Estos no serán los únicos problemas que tendrán que enfrentar Jorge Lhez, Sergio Bravo o el paquidermo IMD. Están también las demandas sindicales de los músicos y bailarines de la Orquesta y los ballets.

Los músicos de la OSS, dijeron a Calchaquimix que tuvieron acceso al reglamento del concurso y que no están conformes con su diseño. Afirmaron que hay varias de las cosas que propusieron para mejorar este proceso que no fueron incluidas.

Esto contrasta con la afirmación del director artístico Lhez, quien sostuvo que de los puntos que pidieron los músicos siete (7) ya fueron incluidos. Pero hay más. Los músicos este año tienen que resolverles varias demandas laborales de pase a planta permanente.

Por todos estos detalles, la otrora exitosa columna vertebral de la gestión cultural de varias décadas es decir, los cuerpos artísticos estables, si no se está derrumbando, al menos están inmobiles o en un punto ciego.

Con mucha suerte la temporada recién comenzaría a mitad de año. Por cómo se presenta el panorama, nadie espera que sea la mejor temporada ni el mejor año para la cultura. Mucho menos para el año electoral que tiene en frente el titular del Ministerio de Cultura y Turismo de la Provincia.

Por regla de tres simple, el año se consume en el trámite de los concursos de directores y los proyectos o hechos concretos culturales todavía están ausentes. Con las arcas presupuestarias culturales vacías, solo un milagro de creatividad de los funcionarios nombrados podría salvar este quiebre cultural.

  • Informe: José Acho, periodista
    j.acho@calchaquimix.com.ar