SINFONICA 2012

Yeny Delgado con mano firme

Pablo Alejandro Sulic

Viernes 23 de marzo de 2012  

Es quizás la ultima chispa composistiva, a modo de despedida consciente, o retrospectiva de su propia vida, un resumen brillante de su vida (indicado por la citación de los temas o fragmentos de algunos de sus trabajos anteriores) Fue el momento cumbre del concierto ofrecido por Delgado con la Sinfònica de Salta. Analicemos las tres partes de la presentación:

Momentos inspirados

  • Concierto de la Sinfónica de Salta. Directora asistente Yeny Delgado. Jueves 22 de marzo de 2012. Teatro Provincial de Salta. Repertorio: Romeo y Julieta de Tchaikovsky; Romanza para viiolin y orquesta de Dvorack y Danzas sinfónicas de Rachmaninov. Solísta invitado el violinista Ángel Martínez Haza.

El movimiento de apertura contiene alusiones al jazz, el uso de la síncopa,. La orquesta comprendío que la idea implicita está en la fuerza rítmica más que en el contenido melódico, con un pasaje inspirado y cálido de Coly Montero en su solo de saxofón alto. Fúe mágico el momento en que se introduce una nueva melodía con el piano, arpa, glockenspiel, flauta y piccolo, todos absolutamente comprometidos con el resultado final.

El Andante con moto tuvo una coloración oscura en las manos de Yenny, evocando ambientes nocturnales y crepusculares en los matices y collages que logró extraer de la orquesta. La suavidad nostálgica y fantasmal fúe decididamente buena. El movimiento final, un espectacular Allegro vivace tiene eventos intimididantes por la presencia del Dies irae, en la forma de variaciones. Apropiados los pasajes exuberante de las cuerdas y las interjecciones oníricas de la flauta o el arpa, logrando la expresividad de éxtasis que Rachmaninov encuentra en sus grandes momentos sinfónicos.

El final nos oprimión con la sensación enfática de que la última palabra del compositor era concluyente e irrevocable. La música sonó singular, urgente, pintando los estados psicológicos y autobiógraficos del compositor.

En la primera parte tuvimos oportunidad de escuchar a Ángel Martínez Haza en violín interpretando la Romanza de Dvorak Op.12. Es evidente que Dvořák sabía de la riqueza melódica de esta obra y quería sacar el máximo provecho de ella. La obra se construye a partir de dos ideas relacionadas.

La primera parte es una canción en la sección de los violines que luego elaboró libremente el solista tejiendo y filigranando intrincados patrones melódicos en torno a la melodía. Haza demostró tener técnica segura y decisión.La segunda idea es una melodía romántica, pero de líneas mas puras, en donde el solista flotó por encima del acompañamiento orquestal.

Aquí hubiermos deseado mayor compromiso emocional, más fuego y entrega, lo mismo que en la sección siguiente que exije dramatismo marcada por los estallidos dramáticos de la orquesta. Es solo un suspiro que nos retrotrae al estado de ánimo de tranquilidad de la primera idea. La obra posee intensidad emocional, armonías desgarradoras y una belleza lírica para lucimiento del solista.

Tchaikovsky llamó a este trabajo "fantasía-obertura.", es decir no es un poema sinfónico al estio de Liszt. Su entendimiento es de tipo conceptual no un intento fiel de representar el drama de los amantes. Están de modo omnipresente el amor, la muerte y el destino en cada nota escrita por Tchaikovsky dentro del marco de la forma sonata.

El tratamiento temàtico es amplio, con una orquestación que uitiliza y explota los recursos al máximo. La orquesta sonó un tanto fría al comienzo, con un tempo quizás mas lento de lo normal, pero fué ganando en emotividad con el correr de las notas. Sin dudas que la melodía más memorable de la obra es el tema de amor, que parece entrelazarse entre las cuerdas , como si fueran los amantes en su ultimo abrazo Aqui sí hubo más nostalgia y fuego.

El final fué triunfante, aún cuando Romeo y Julieta tienen un presente trágico, logrando la catarsis espiritual y la redención que unicamente puede realizar el milagro de la música, capaz de transmutar en tan solo unos instantes el más cruel destino.

  • Magister Pablo Alejnadro Sulic
  • Especial para Calchaquimix.