"IN CONCIENCIA"

Cómo adolescentizar una obra

Patricia Monserrat Rodríguez

Jueves 24 de octubre de 2013  

Muchas veces es alentador el estreno de una obra, sobre todo si esta obra pertenece a un grupo que se anima a vencer los múltiples obstáculos de gestión y producción que debe superar para llegar al estreno. Ha pasado así con el grupo NN, desprendimiento de Gladis Córdoba, del GIT, o con La Suripanta que lideró Germán Tolaba hasta hace un año, y otros grupos autogestionados.

  • "In conciencia": Grupo de teatro “Plan B”. Dirigida por Roxana Lugones. Estreno sábado 19 de octubre. Salón Auditórium (Belgrano 1349). Se repone los días 25 y 26 de octubre; 1 y 2 de noviembre. Protagonizada por Gabriela Vázquez (autora del guión) y Javier Dib. Entrada $40

Habría que pensar un Plan C

El caso de "Plan B" es de los que no se puede celebrar. Noche de estreno el sábado 19 de octubre, con dirección de Roxana Lugones, el desconcierto fue importante. La falta de calidad de la obra, la dramaturgia inacabada, la búsqueda circuló por un género – el fantasy- al que le faltó investigación literaria y tensión dramática.

Lugones cae en la improlijidad de la dirección en lo actoral, en signos tan obvios de la puesta, como una novia con ramo negro, o un arco en forma de boca vaginal, una tele en el marco de la cama. Espectáculo increíble pero digno de ser visto, para conocer cómo una obra puede ser inflada a nivel publicitario y poner en serio conflicto al público.

El dilema nos pasa por ¿cómo quedarse en la sala sin sentirse afuera del espectáculo? La adolescentización de la obra y de la puesta dejan a cualquier adulto y hablante del español fuera de la obra.

La dirección de la obra es de una verdadera in conciencia; el texto, propio de un adolescente: incoherente, inacabado, tanto que sólo los textos de la voz en off ponen cierto orden lógico a la intriga que se pretende desarrollar. Pretende intertextualizar los filmes de terror vendibles en el cine para chicos ( tipo Crepúsculo y las de ese estilo) pero tropieza con diálogos absurdos, de pretendida profundidad existencial, como la pregunta que repite el personaje Moro ¿Quién dijo que sólo se puede amar de una manera?

Lo notable de In-con- ciencia es que está llevado a cabo por la actriz Gabriela Vásquez, de quien no puede decirse que no tenga experiencia en los escenarios, ni en la teatralidad como oficio. Acude a mi memoria su actuación en “La mirada horrible” donde se desempeña en el lenguaje del drama con mucha mejor perfomance. Si bien lo cómico ha sido su fuerte se la considera una profesional en el medio. ¿Es posible arriesgarlo todo de esta manera, diría, remedando a la pregunta que se hace en la obra? ¿Por qué, Lugones, no repiensa un plan C?

Reseña para asistir a "In-conciencia": Moro está enamorado de Vera, la novia que murió antes de casarse y que es revivida por éste seis veces gracias a la inyección de una droga prototipo para perros. En el medio, un noticiero comenta estos hechos mientras la pareja se alimenta de unas pastillitas, ellos supuestamente se aman, juegan a cosas raras, ella quiere irse, llama a su mamá, no sabe dónde está, se casan pero ella ya murió otra vez. Ah! Antes de morir tuvo un hijo de goma… como él es científico o mecánico pudo atenderla en el parto. ¿Se entendió?

Para cerrar, el grupo podría creer que este comentario es el fruto de una mala interpretación de su producción. La crítica hace búsquedas, descubre claves de lectura, establece vínculos entre los productos, el público, la realidad y sus hacedores.

Es poco serio obviar este espectáculo, aún cuando es un conflicto escribir este comentario. El teatro de Salta, el poco público que va quedando y los colegas merecen más que un dispositivo escenográfico atractivo.