B.B. King no tiene paz

Miércoles 27 de mayo de 2015  

Investigarán si el fallecimiento de B.B. King fue un homicidio ante la denuncia de dos de sus hijas quienes afirman que podría haber sido envenenado. Karen Williams y Patty King, creen que el manager y la asistente personal del músico podrían haber acelerado su muerte envenenándole, según informaron a la prensa.

Según informó la oficina del juez juez instructor del condado de Clark (Nevada), se llevarán a cabo investigaciones en coordinación con la policía de Las Vegas, donde el guitarrista falleció hace dos semanas a los 89 años, de acuerdo a lo consignado por la agencia de noticias DPA.

Al cuerpo del guitarrista blusero se le realizó una autopsia el domingo y después fue devuelto al depósito, informó el canal NBC citando a las autoridades. Pasarán al menos entre seis y ocho semanas hasta que se tengan los resultados.

Según sus familiares esta nueva investigación no retrasará el entierro de la leyenda del blues previsto para el próximo sábado 30 de mayo. El entierro se realizará en un entorno privado en Indianola, en el estado de Mississippi.

Las hijas denunciaron que durante los últimos días de vida de King cuando estaba enfermo, su manager y asistente personal no dejaron que lo visitaran. Se mantuvo alejada a la familia. Sospechan que estos dos administradores de su carrera y giras, le hayan suministrado sustancias extrañas.

Los restos de King serán trasladados a Memphis, en el estado de Tennessee. Allí serán llevados a la legendaria zona de bares de Beale Street, donde el músico celebró sus mayores éxitos y era dueño de un club y el entierro tendrá lugar el sábado en un entorno privado en Indianola, en el estado de Mississippi.

El legendario artista nació en 1925 como Riley B. King en Berclair, pero siempre hablaba de Indianola como su lugar de origen. En esa localidad hay un museo en su honor y será en ese lugar donde será enterrado. Cientos de fans ya se despidieron de King en Las Vegas el viernes, en una capilla ardiente que estuvo abierta durante cuatro horas y ante la que se formó una larga fila.