MOZARTEUM 2013

Atreverse a lo diferente

Pablo Alejandro Sulic

Martes 21 de mayo de 2013  

Da un poco de animadversión cuando se nos habla de estrenos de música presente. Hoy por hoy la originalidad lleva a buscar nuevas
sonoridades, a ensayar, indagar, averiguar, experimentar pero esto
lleva a un piano que no suena como piano, a un cuarteto que parecen
cuatro músicos peleados a muerte por el sonido o a una orquesta que
suena como un embotellamiento automovilístico en el centro de una gran ciudad en una cacofonía sonora.

  • Concierto inaugural del Mozarteum Argentino filial Salta 2013. Pianista y compositor cordobés Gerardo Di Giusto. Miércoles 15 de mayo. Teatro de la Fundación Salta. Repertorio con trece obras de su autoría: Imaginario, Lucero, Habanera, Peruano, Melodia, Huayno N°7, Huayno Nº 5, Primero, La Recordada, Bailecito, Revuelta, Chacaraca y la La Cuadrera.

La apertura del Mozarteum fue un concierto polémico, es cierto, con comentarios para los que se animaron a asistir y para los que no estaban de acuerdo y faltaron. La fusión musical que propone el compositor cordobés mezcla géneros musicales logrando nuevas atmosferas. Más que fusión es configurar nuevos horizontes, nuevos ambientes sonoros a través de la indagación de valores culturales, ideológicos y emocionales. Más allá de las opiniones disímiles que genero su presentación esta fue una propuesta diferente.

Di Giusto tiene sensibilidad para entresacar el aroma que encierran las mezclas sonoras de su paleta coloristica. Todas sus obras tienen buen gusto, cuidado en conservar la frase musical, equilibrio rítmico siempre dentro de una máxima libertad compositiva.

Es un músico-compositor potente en su emocionalidad, de fuertes
convicciones, alejado del mundo de plástico en boga hoy, consistente
con lo que expresa y con mucho para decir. Sus obras especialmente las de corte lento (recordamos la dedicada a su hijo, o los huaynos o
Imaginario) transpiran sensibilidad sin amaneramiento con buen juego
en las tensiones dramáticas (muy honda la emoción en Revuelta).

Las composiciones que presentó se mueven en general con el uso de
pequeñas células rítmico/motivicas que son deletreadas, transformadas, mutadas y cuidadosamente recitadas. En algunos casos los giros se repiten y vuelven una y otra vez pero siempre encontramos algún resquicio, algún recoveco para la sorpresa, las lágrimas o la risa.

Hay una agridulce melancolía en Imaginario, una profundidad emotiva en los huaynos que nos habla sin solemnidad fingida, tesoro sonoro en
hallazgos tímbricos novedosos en Chacarera.

Di Giusto nos mostró con su interpretación que dentro del melodismo nativo y cercano a nuestro oídos se pueden entresacar gemas musicales alejadas de los altos decibelios y del facilismo depreciado.

  • Magister Pablo Alejandro Sulic
    pablo.sulic@gmail.com