Así en la vida como en la radio

Viernes 29 de junio de 2012  

Los restos del conductor Juan Alberto Badía descansan en el Cementerio Jardín de Paz en la localidad bonaerense de Pilar, donde colegas, familiares y amigos despidieron en una ceremonia íntima a quien vivió una vida como se mostró en radio. Finalmente luego de una larga enfermedad, el prestigioso locutor, periodista y presentador murió a los 64 años en la madrugada del viernes 29 de junio, a causa de la complicación de una neumonía agravada por el cáncer de mediastino en el Hospital Austral.

Ultimo adiós Juan Alberto Badía

El creador de espacios televisivos como “Badía & Compañía” e “Imagen de radio”, será recordado por sus pares como una figura esencial de la radio. Recordado por una infinidad de ciclos de radio y televisión, había sido homenajeado en mayo último por la Asociación de Periodistas de la Televisión y Radiofonía Argentina (APTRA), con un Martín Fierro a su trayectoria.

Badía fue uno de los profesionales de mayor y merecido renombre tanto de la radiofonía como de la TV local, de probada y honesta creatividad, que impulsó a nuevos talentos, y supo con sus ciclos dar varias vueltas de página a la historia de los medios locales.

Nacido el 24 de noviembre de 1947, Badía recordaba que cuando era niño en Ramos Mejía, con su hermano solían jugar a ser locutores y para eso armaban un improvisado estudio de radio donde practicaban imitaciones y ponían música exitosa de entonces.

Rivadavia, El Mundo y finalmente en Del Plata, su media hora dedicada a Los Beatles, los sábados en "Modart en la noche", y un ciclo diario que hizo historia como “Imagínate-Flecha Juventud”, que en la década del 70 habría de convertirse en un suceso.

De “Badía y Compañía”, su ciclo televisivo sabatino que ocupó por años el espacio dejado por Nicolás “Pipo” Mancera, crecieron y surgieron figuras como Carlos Mellino con su Profesor Lambetain, Marcelo Tinelli, Silvina Chediek, Pepe Eliaschev, y hasta el finalmente jefe de gobierno porteño Jorge Telerman.

En televisión también fue revolucionario y exitoso su ciclo nocturno “Imagen de radio”, donde volvió a la carga con viejos y nuevos amigos en un estudio de radio escenográfico en directo, donde demostró que una vez más, su enorme amor por el “fierrito” (tal como se le dice al micrófono en la jerga de los locutores).

En los últimos tiempos, tras recibir varias propuestas para escribir un libro acerca de esta última difícil etapa, aceptó la de editorial Planeta para producir uno con la recopilación de los encuentros y entrevistas más importantes de su carrera. Sobreviven al locutor y periodista, impulsor del rock nacional y la "Beatlemania" en la Argentina, su esposa Mariana, y a sus tres hijos, Carla, Bárbara, y Juan Agustín.