Argentina llora al "Flaco"

José Acho

Miércoles 8 de febrero de 2012  

El Flaco Spinetta los salteños le perdonamos que nos fallara dos veces en los últimos años. Pero ésta ausencia del mundo no se lo perdonaremos jamás. La última vez que sus fans salteños pudieron disfrutar de su música en vivo en Salta fue el 6 de agosto de 2007 al Teatro del Huerto para presentar su disco “Pan”. Hace poco, el jueves 14 de julio de 2011, suspendió Salta y todos sus recitales a dos semanas de su esperado show por los motivos que todos conocemos. El primero de los intentos fallidos fue en el 2006.

A 4 años del último Spinetta en Salta

Cuatro años después de su último show del músico y poeta universal del rock argentino Luis Alberto Spinetta. Aquí el anuncio que escribí aquella vez como un homenaje sobre ese esperado recital. Este artículo delata la pasión de este editor de Calchaquimix por una obra que seguro trascenderá en el tiempo. Adiós Flaco...!

"...Miras por la ventana de tu ciudad/ la vida como cierra el paso/ y aunque saliendo a la vereda nada te espere ya/ seguís saliendo por tu libertad..."

Spinetta siempre fue al frente. Sobre el escenario volverá a poner en la memoria de todos, su poética, sus vuelos esenciales de Invisible, Pescado Rabioso, Almendra o Spinetta Jade. Los salteños que amamos de toda la vida su música, su poesía y su talento, en cada una de sus etapas ¿podríamos elegir algún tema para escuchar? No lo creo posible.

"...Vos no me dejaste nena/ tampoco yo a vos/ Muy bien yo se que el tiempo es impreciso/ No se lo que pensar/ Como el viento voy a ser/ Como el viento... / se que puedo amarte..."

Decir este o aquel, es el mejor de los grupos que lideró. Imposible. Desde el 70 para aquí, únicamente él y Charly supieron reinventase artísticamente asimismos a través de las décadas para mantenerse actuales sin caer en un vetusto rock naftalínico. Sabemos que algun "cholulo snob" habrá gritandole "Muchacha ojos de papel" o "Plegarias para un niño dormido". A eso nos arriesgamos por volver a escucharlo en vivo, con treinta años de trayectoria, nada menos y nada más también.

"...En vos nena, caí muerto/ Quien le dio al pequeño Dios del centro gris/ del abismo/ Solo se que no soy yo a quien duerme/ Oye dime nena a dónde ves ahora algo en mi que no detestes/ Que solo y triste voy a estar en este cementerio/ Qué calor hará sin vos en Verano...".

Los que sabemos de su poderío melódico, de ese refinado jazz rock, lo que quiera tocar y cantar serán siempre superlativos. En su alma está la esencia, el carisma, la versatilidad, la música con todas las letras, que más se puede pedirle. ¿Es poco? Será suficiente o demasiado generoso...

"...No te puedo hacer distancia/ ni sangre bajo mi piel/ dar vuelta sobre tu centro.../ Solo me queda quemar las viejas ojas secas/ bailando..."

El Flaco es la historia viva del rock argentino, es nuestro poeta surrealista urbano. La expectativa entre los que valoramos su aporte al arte de la música argentina, es enorme. Es un artista que se rebeló a las formas estáticas, edificó su propio continente sonoro con un innato toque de magia, y se transportó (y nos transportó...), a una inasible dimensión de iluminadas melodías poéticas y musicales.

"...Las uvas viejas de un amor en el placard/ son esas cosas que te están amortajando/ haciendo esta salvedad/ tu mente ya estará progresando/ Pero vas donde sonrisas te dan/ esos encapuchados de un mundo viejo/ no, no ves que nada te dan/ credulidad, credulidad..."

Por todo esto cuando lo veamos en vivo, simplemente disfrutemos de lo que le guste tocar ahora, de lo que guste cantar ahora. No vamos en busca de un tema o de una época. Vamos en busca de un Spinetta humano y profundo como siempre; al que muchos escuchamos desde hace más treinta años. No lo duden.

"...Para saber como es la soledad/ tendrás que ver/ es un amigo que no está.../

El está más allá de toda época y de sus éxitos como Ana no duerme o El capitán Beto. Maribel o Ludmila. Credulidad o Miguelito. Durazno Sangrado o Como el viento. etc. Nunca fue un artista demagogo, ni complaciente, por suerte...

"...Madreselva por el prado va/ Madreselva de buscar su amor/ Su corona al aire se abrio/ Y en su mente gotas de algo/ Espejismos nada le molesta/ Vamos ya... / Madreselva por el prado va...".

Y la noche cuando termine su cantar, no es seguro que no sentiremos un lagrimón rociando nuestras almas. Pero mirando al cielo podríamos decir gracias a la vida por permitirme vivir (y por permitirle dejar su legado) no para contarlo, sino para escucharlo...

  • José Acho
    Editor de Calchaquimix