Aportes a la diversidad cultural

Miércoles 15 de agosto de 2012  

Dos trabajos fílmicos documentales sobre etnias bolivianas y afroperuanas que se plantean como aportes a la diversidad cultural se estrenan en Salta. El jueves 16 de agosto, a las 19.30, se exhibirá el filme documental “Sangre Boliviana”, una realización de Verónica Ardanaz y Adolfo Colombres, en el Centro Cultural Latinoamericano, ubicado en Gorriti 275 (casi San Martín). El miércoles 15 se estrena el filme “Son del Perú”, un segundo trabajo del proyecto “Colectividades”.

Son dos comunidades que a lo largo de nuestra historia fueron el sustento de la riqueza de nuestra cultural latinoamericana. Los documentales fueron producidos por la Secretaría de Cultura de la Nación y se complementa con el ensayo escrito por los mismos autores: “Aportes Andinos a nuestra diversidad cultural: bolivianos y peruanos en la Argentina”, que forma parte de la línea de trabajo “Colectividades”.

Los filmes “Sangre Boliviana” y “Son del Perú”, son aportes realizados por bolivianos y peruanos tiene como objetivo profundizar la cosmovisión de la civilización andina (que el Noroeste argentino comparte), en sus valores humanos y artísticos con la polifonía de voces y experiencias de vida contada por ellos mismos. Se busca con esto fortalecer el diálogo intercultural y contrarrestar las distintas formas de discriminación y xenofobia.

Ambos documentales recogen las voces de migrantes bolivianos y peruanos de tres generaciones, en diversos lugares de la geografía argentina, como Buenos Aires, Mar del Plata, Jujuy, Tilcara, Maimará, Lules y Salta, entre otros, para crear un relato a la vez íntimo e histórico, de hondo contenido social, donde se hacen visibles sus valiosos aportes.

Los autores Ardanaz y Colombres, sostienen sobre el proyecto que “sin el respeto a la diversidad cultural no puede existir una verdadera democracia, tal como lo entiende la UNESCO, en la certeza de que su reconocimiento contribuye a mejorar la calidad de vida de las sociedades que se confrontan, así como la inclusión social de los inmigrantes. Pero la diversidad y la inclusión social no debe quedar anclada la idea de la tolerancia, porque esta no sirve de mucho a la cultura y tampoco a la sociedad receptora” opinaron.

Explicaron que ambas sólo se enriquecen cuando opera una verdadera interacción de matrices. “Se trata de crear un diálogo de lo diferente, que es el único camino de la sabiduría y lo verdaderamente universal. Por otra parte, sólo confrontándonos podremos conocernos más a nosotros mismos, reconocer nuestras falencias, la enorme carga de prejuicios que siguen alejando hoy a buena parte de la población, y sobre todo de la clase dominante, del fecundo proyecto de Patria Grande”, concluyeron.